La ciudad

Levantaron la sanción a un alumno que estaba fumando un porro fuera de la escuela

Lo confirmaron desde el ministerio de Educación. El alumno de 5º año de una escuela evangélica de Balcarce y 27 de Febrero había recibido amonestaciones y 10 días de suspensión.

Viernes 16 de Mayo de 2014

El ministerio de Educación de la provincia confirmó que el alumno de 5º año de una escuela evangélica ubicada en la zona de Balcarce y 27 de Febrero asistió finalmente a clases hoy luego de que le fuera levantada la sanción de amonestaciones y 10 días de suspensiópn por haber sido encontrado junto a otros compañeros fumando un cigarrillo de marihuana fuera del horario escolar y sin uniforme.

En declaraciones a La Capital, el director del Servicio Provincial de Enseñanza Privada, Germán Falo, dijo que su cartera "ya interviene en el caso de los alumnos suspendidos por fumar un cigarrillo fuera del horario escolar".

"Vamos a garantizar que el o los alumnos puedan asistir a clases y en caso de ser necesario facilitaremos el trabajo de acompañamiento a los adolescentes", precisó Falo.

En diálogo con el programa "El primero de la mañana", que se emite por La Ocho, Loreley Flores -la mamá del adolescente- había comentado el caso esta mañana al señalar que ayer llevó a su hijo al colegio ubicado en las inmediaciones de Balcarce y 27 de Febreroo. "Lo dejo y cuando llego al trabajo me llaman y me dicen que lo vaya a buscar porque no se podía quedar en el lugar en esas condiciones. Pregunté si estaba bien, me dijeron que no me lo podían decir por teléfono. Cuando llego me hacen esperar, subo, casi no puedo hablar con mi hijo y tres directivos del colegio me cuentan que ayer a la tarde vino alguien de Parques y Paseos a avisarnos que en el predio del parque había un grupo de chicos fumando un porro", comentó.

La mujer abundó que "los chicos van al colegio en el turno mañana. Yo les agradecí que me hayan avisado. Hasta ahí todo bien, porque la intención del colegio es buena, pero pregunté porqué mi hijo no se podía quedar. Me dijeron que alguna medida tenían que tomar y me dijeron que habían hablado con mi hijo y que él respondió que no estaban con el uniforme. Me dijeron que los iban a amonestar y que los iban a suspender por 10 días".

Loreley se encargó de aclarar que "todo esto pasó a la tarde, los chicos estaban sin uniforme e incluso ese día los habían liberado antes porque había una reunión plenaria".

En tono calmo pero firme, la madre del adolescente indicó que "no corresponde la sanción, porque los chicos no lo hacen ni dentro del establecimiento ni en el horario de clases. Plantée que estaba bien que se trabaje juntos familia y escuela, pero que se excluya a un chico con esta problemática por 10 días no me parece. Es educar a través del miedo y del castigo. ¿Qué se gana impidiéndole a un chico que fuma un porro que vaya a la escuela durante 10 días? En el peor de los casos podés lograr que el chico no vuelva más".

"Me dijeron que había una falta grave de conducta pero me negué a firmar la sanción. Me dijeron que firme en disconformidad y tampoco lo hice", agregó.

"Obviamente como madre me preocupa que un chico de 17 años fume, o tome alcohol o fume un cigarrillo común. Uno trata de guiarlo por lo que cree que es lo mejor para eso. Desde ese punto de vista agradecí a la institución, lo que no me parece que sea la forma de tratarlo. Cuando les dije que sancionarlos con 10 días de suspensión me ofrecieron llevarlo a la iglesia a los grupos de jóvenes", dijo.

La mujer se mostró decidida a recurrir al ministerio de Educación si no dejaban ingresar hoy a su hijo al establecimiento "porque sostengo que no hay argumentación válida para que lo suspendan porque no sucedió nada dentro del colegio. Está bueno parar y replantearse muchas cosas, pero es cierto que estamos en un momento donde se está expuesto a todo y uno tiene que estar preparado para eso también, pero como escuela deben estar preparados como agentes de contención y no de expulsión".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario