La ciudad

Le pegó a su mujer y hasta usó una picana contra sus hijos

El caso de violencia intrafamiliar se ventila en Tribunales. La Fiscalía solicitó cinco años y medio de prisión efectiva para el agresor.

Viernes 29 de Noviembre de 2019

Un hombre de 46 años es juzgado desde ayer por una saga de hechos violentos contra su ex mujer y sus propios hijos, a quienes en una oportunidad, según la acusación, habría agredido con una picana luego de violar reiteradamente prohibiciones de acercamiento impuestas desde el Poder Judicial. La Fiscalía solicitó cinco años y medio de prisión efectiva por incumplir las restricciones de acercamiento, por lesiones dolosas leves y agravadas por la relación preexistente y por mediar violencia de género.

La sala 9 del nuevo Centro de Justicia Penal (CJP) de Virasoro y Mitre fue escenario de un proceso judicial que puso al desnudo un caso testigo de violencia doméstica que pudo terminar en una tragedia.

Y sobre todo dejó en evidencia los laxos controles sobre las medidas judiciales impuestas desde los juzgados de Familia.

El principal acusado es Marcelo M., un hombre que llegó al banquillo de los acusados para afrontar cargos de la fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Teresa Granato, por una serie de hechos violentos contra su familia.

Según la acusación, el primer incidente se remonta al 17 de octubre de 2015, cerca de las 17 en Provincias Unidas y Mendoza. Cuando ya contaba con una prohibición de acercamiento impuesta del Tribunal de Familia Nº 7, el imputado abordó a su ex pareja mientras se encontraba en su automóvil y le golpeó los vidrios delanteros. La mujer pudo escapar.

El segundo hecho ocurrió entre mayo y octubre de 2015 en el domicilio de White al 7500, cuando, según la fiscal, le produjo lesiones a sus tres hijos mediante el uso de una picana eléctrica. El 28 de octubre de ese año, a las 11, incumplió la prohibición de acercamiento hacia su ex pareja mientras rondaba en inmediaciones de esa casa.

Un cuarto incidente que forma parte del legajo ocurrió el 12 de noviembre de 2015, a las 22, en el mismo domicilio de calle White al 7500. Ese día el hombre se presentó sorpresivamente mientras la víctima subía a su automóvil y la tomó del pelo, la golpeó y le provocó lesiones en el rostro, la zona abdominal, la espalda y el hombro.

Sin control, el acusado protagonizó un nuevo incidente cinco días más tarde, a las 14.40, en Mendoza al 7600. Nuevamente interceptó con su motocicleta a la ex pareja en la vía pública y la obligó a realizar una brusca maniobra para evitar chocarlo.

La saga de agresiones prosiguió el 19 de enero de 2016, a las 14, en Carlos Gardel al 1200, cuando se puso delante del auto de su ex mujer para impedirle el paso. La conductora lo esquivó, pero en ese momento el hombre intentó abrir la puerta trasera del vehículo donde se encontraban sus hijos. Finalmente el auto colisionó con otro que estaba adelante.

La fiscal calificó esas conductas bajo los delitos de desobediencia a órdenes judiciales, lesiones dolosas leves calificadas (tres hechos), lesiones dolosas agravadas por la relación preexistente y por mediar violencia de género.

En tal sentido, solicitó la pena de cinco años y seis meses de prisión efectiva. El juicio continúa hoy bajo la presidencia del juez Ismael Manfrín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario