La ciudad

Le colocaron un stent al arzobispo Martín y se recupera en la Unidad Coronaria

La salud del prelado. Internaron de urgencia a la máxima autoridad de la Iglesia Católica en Rosario el fin de semana. Le detectaron una arteria obstruida.

Martes 11 de Agosto de 2015

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, fue intervenido ayer por la mañana, tras sufrir un cuadro coronario agudo el fin de semana. Al titular de la diócesis local se le realizó una angioplastía con un stent tras detectarse por cateterismo una única obstrucción coronaria.

Martín ingresó el domingo por la madrugada al Instituto Cardiovascular de Rosario (ICR) con un fuerte dolor en el pecho, hecho que había motivado su traslado de urgencia a ese centro asistencial.

El arzobispo, de 61 años, fue atendido con un tratamiento que logró estabilizarlo. De acuerdo a lo que comunicaron los especialistas que lo atendieron, el prelado presentaba síntomas de hipertensión.

Según informó a LaCapital el jefe de Unidad Coronaria del centro asistencial, Gerardo Zapata, a la máxima autoridad de la Iglesia Católica en Rosario se le practicó un cateterismo cardíaco, tras la cual se evidenció una única obstrucción en una arteria coronaria.

Debido a ello, al titular de la diócesis rosarina se le realizó una angioplastía con colocación de stent en forma exitosa.

Según se destacó, el paciente se encuentra estable y permanecerá internado en la Unidad Coronaria para recibir los cuidados post intervención.

La última aparición de Martín ante los feligreses se produjo el viernes pasado, en la procesión de San Cayetano.

El arzobispo se había puesto al frente de la caravana de fieles que partió desde la iglesia de Buenos Aires al 2100 y caminó hacia la plaza Libertad. Allí, el prelado presidió la misa en favor del patrono del pan y del trabajo.

A mediados de junio, el arzobispo había viajado a Roma para participar de la celebración eucarística del domingo en la basílica de San Pedro. En esa ocasión fue recibido por el Papa Francisco, con quien conversó durante unos 50 minutos sobre los desafíos pastorales, las vocaciones, la educación, la inserción y el trabajo de la iglesia en los barrios rosarinos.

Martín fue nombrado arzobispo de Rosario el 4 de julio de 2014. Asumió el 24 de agosto pasado.

Llegó al arzobispado local luego de que su antecesor, José Luis Mollaghan, fue removido de su cargo y designado miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma. La designación generó distintas interpretaciones. Algunos creyeron que se trató de una "promoción" meritoria, incluido Mollaghan, mientras que otros adjudicaron el cambio a los efectos de una investigación encargada en 2013 por la Santa Sede sobre el arzobispado local, cuyo informe final nunca se hizo público.

Según confiaron las fuentes consultadas, el informe había sido encargado para analizar presuntas irregularidades en el manejo de fondos, denuncias de algunos laicos y sacerdotes que referían situaciones de "maltrato" y supuestos "problemas psiquiátricos" de Mollaghan.

La investigación que puso a Mollaghan bajo la lupa estuvo a cargo de una comisión presidida por el arzobispo emérito de Mendoza, José María Arancibia, que realizó dos "visitas pastorales fraternas" a Rosario como coauditor del Vaticano, en noviembre y diciembre e 2013.

Tras los resultados de esas visitas, el Papa Francisco removió a Mollaghan de su cargo y nombró a Martín, quien a este ese momento se desempeñaba como obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario