Atentado en Nueva York

Las vidas que truncó la locura terrorista

Quiénes eran los rosarinos que murieron en el atentado de Nueva York. Estaban unidos por una profunda amistad forjada en la adolescencia.

Jueves 02 de Noviembre de 2017

La mayoría de los 10 amigos había partido el sábado pasado desde el Aeropuerto Islas Malvinas, en Fisherton, rumbo a Nueva York para celebrar los 30 años de egresados del Instituto Politécnico General San Martín .

En ese colegio, donde ayer todo era dolor y consternación, el grupo había forjado una sólida unión. Lazos indisolubles que se formaron en la adolescencia y que los acompañaron toda su vida.

El martes, la locura terrorista se cruzó en sus destinos. Hernán, Alejandro, Diego, Ariel y Hernán fueron embestidos por un fundamentalista que los mató en el acto tras atropellarlos con una camioneta en una bicisenda de Manhattan.

De los cuatro restantes del grupo, Martín Marro terminó hospitalizado y ayer su estado de salud era estable (ver página 5). Ariel Benvenuto, Juan Pablo Trevisán, Iván Brajkovic y Guillermo Banchini, en tanto, resultaron ilesos.

Cinco vidas terminaron de un modo absurdo. Cuatro de ellos eran arquitectos, el restante un empresario que hasta había costeado el pasaje de algunos compañeros del grupo para que no se perdieran la experiencia.

Mariano Mendoza, el hermano de Hernán, responsabilizó al gobierno de los Estados Unidos y dijo "descreer" de la versión de que algún grupo extremista esté implicado.

Cuando La Capital le preguntó qué fue lo último que había hablado con su hermano, recordó que le "contó cómo sería la planificación del viaje, las visitas a los museos que iban a hacer; todos los detalles del viaje con sus queridos compañeros del Poli".

Sobre Hernán comentó que "era un tipo muy dedicado. Había hecho atletismo y representado a la Argentina en un campeonato sudamericano". Así, sumó con dolor: "Esto debía ser una fiesta y terminó en una locura".


  • Hernán Ferrucci — Arquitecto

Hernán Ferrucci trabajaba desde hacía más de 20 años en la desarrolladora Fundar. Era arquitecto y fue creciendo, junto con el negocio, hasta convertirse en el director de obra de la empresa. Dirigía hasta el viernes pasado más de 20 obras distribuidas entre Rosario y Santa Fe.

Piru, como lo conocían sus compañeros de la promoción 87 del Politécnico, era un arquitecto que se recibió en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), como tres de sus compañeros que fallecieron en Nueva York. Colegas, compañeros de trabajo y empresarios del sector de la construcción lo describieron como un hombre "reservado".

"Un profesional excelente", dijo una empleada de Fundar ayer antes de cerrar al mediodía la empresa en señal de duelo.

"Sencillo", fue otro de los adjetivos que utilizaron para dar cuenta de un profesional que era reconocido por sus pares en la tarea que se desempeñó hasta el viernes pasado. El sábado se subió al avión junto con sus amigos y compañeros rumbo a la Gran Manzana.

Hernán, que estaba casado y era padre de dos niñas, estuvo al frente de varios de los hitos inmobiliarios que desarrolló Fundar en Rosario a lo largo de la última década, como los Condominios del Alto, entre otros numerosos proyectos encarados por la firma de capitales rosarinos.

Ayer, las redes sociales y web de la propia compañía se tiñeron de negro como señal de duelo y dejaron un mensaje con una imagen de Ferruchi arriba de una torre con Nueva York y detrás la frase "Recordemos al flaco. Gran persona, profesional y compañero irreemplazable".


  • Alejando Pagnucco — Arquitecto

A Alejando Pagnucco le decían Picho. Estaba casado y tenía tres hijas, dos de ellas mellizas: Ambar y Mora. Los cinco vivían en una casa cerca del Liceo Aeronáutico Militar de la vecina localidad de Funes; pero Alejandro, que era arquitecto, no trabajaba allí sino en San Lorenzo.

Después de recibirse, durante un tiempo se dedicó a la arquitectura y luego pasó por distintos rubros, siempre vinculados con la construcción.

Fue vendedor en una de las principales casas de venta de cerámicos, griferías y muebles de Rosario y, en los últimos años, se desempeñó como ejecutivo de cuentas en Femaco Materiales, una empresa dedicada a la venta mayorista y minorista de materiales para la construcción que funciona en la ciudad de San Lorenzo. Esa firma pertenece al grupo Brayco, cuyo presidente es Iván Brajkovic, uno de los sobrevivientes de la tragedia, que también iba en bicicleta con el grupo pero que se salvó por estar ubicado más cerca del cantero central que las víctimas fatales.


  • Diego Angelini — Arquitecto

Diego Angelini había seguido los pasos de su padre y cuando salió del Politécnico, se inscribió para cursar Arquitectura. El y los otros tres arquitectos que se transformaron en víctimas fatales hicieron el cursado codo a codo, siempre juntos.

Su apellido es reconocido en el mundo de las construcciones. Su papá hizo una buena carrera en Rosario y él consiguió instalar un estudio que funciona en el centro.

Diego tenía cuatro hijos pequeños, que están en edad escolar.

Además de los seis años dentro del Poli, Angelini compartió entre los 12 y los 19 el equipo de voley del club Rowing con Ferrucci, Erlij y Pagnucco.

Por eso, la institución deportiva de barrio Alberdi ayer mantuvo cerradas sus puertas durante todo el día en señal de duelo.


  • Ariel Erlij — Empresario

El empresario Ariel Erlij era conocido en el mundo de los negocios de la región a través de sus emprendimientos relacionados con la construcción y desarrollos inmobiliarios. En marzo había anunciado una importante inversión para levantar una planta en Ramallo. Era hincha fanático de Rosario Central.

Los familiares, integrantes de la empresa Ivanar —de la que era su titular— y amigos no podían salir de la consternación y dolor por la muerte de este ingeniero de 49 años que vivía en el barrio privado de Funes, Kentucky, junto con su mujer y tres hijos. Fue el mentor del viaje y quien colaboró económicamente para que dos de sus compañeros del Poli pudieran emprenderlo para celebrar juntos el 30º aniversario de recibidos.

Ayer, familiares e integrantes de la empresa Ivanar emitieron un comunicado expresando su dolor por la tragedia. "Para nosotros hoy no es un día más. Nos duele profundamente la ausencia de Ariel Erlij, alguien que era mucho más que un gran padre y un gran empresario, era sobre todo, una gran persona que supo inculcar su perseverancia y compromiso en cada aspecto de su vida", expresaron.

El comunicado cierra con palabras de agradecimiento y admiración "por todo lo que hiciste por cada uno de nosotros. Fuiste, sos y serás nuestra luz y nuestra guía en todo momento, y sabemos que no hay mejor forma de rendirte homenaje que mirar hacia adelante y seguir construyendo en la misma dirección que nos supiste marcar".

En marzo, su empresa Ivanar había anunciado una inversión de 15 millones de pesos para montar su segunda planta industrial en Ramallo. También era directivo del parque industrial Metropolitano SA, ubicado en Pérez y tenía negocios inmobiliarios en Funes y Puerto Norte, entre otros. "Siempre estaba analizando nuevos negocios", coincidieron varios importantes empresarios consultados ayer por La Capital con los que sostuvo relaciones comerciales en distintos rubros. "Ariel era un emprendedor", aseguraron.


  • Hernán Mendoza — Arquitecto

Hernán Mendoza es uno de los cuatro arquitectos que este lunes se transformaron en víctimas del atentado terrorista en Nueva York. Junto a Ariel Benvenuto, uno de los sobrevivientes del ataque, fundó el estudio de arquitectura Amascuatro, que trabaja en viviendas particulares y establecimientos comerciales.

Hernán era un deportista nato. De chico formó parte de la formación del club Renato Cesarini y también fundó su propio equipo de fútbol con amigos del barrio de la infancia, en la zona de las barrancas de Pellegrini.

Con el tiempo sus intereses viraron a otras disciplinas. Su hermano Mariano contó a La Capital que Hernán era atleta y que hace unos años representó a a la Argentina en el Campeonato Sudamericano de Atletismo.

Pero la disciplina en la que más destacó fue en rugby. Jugó desde chico en el club Duendes y en 1989 formó parte del primer equipo de Rosario e incluso del interior del país en consagrarse campeón nacional. Ese mismo año el club, con Mendoza en sus filas, se impuso también en el torneo de la Unión Rosarina de Rugby.

La vida continuó ligándolo a esa institución del barrio Las Delicias, que hoy está de luto: durante años, el arquitecto fue entrenador de categorías juveniles e infantiles.

Hernán tenía tres hijos: Martín, Julia y Emilia. El varón siguió sus pasos y hoy entrena en Duendes en la M12.

El presidente del club, Camilo Boffelli, dijo que la entidad está "consternada" por la muerte de Mendoza, a quien definió como "una excelente persona" y "colaborador ahí donde le tocara". Por eso ayer la institución suspendió todas las actividades en señal de duelo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario