La ciudad

Las ventas por el Día del Padre cayeron 4,9 por ciento y los regalos fueron menos costosos

En Rosario la baja se sintió menos que a nivel nacional. Los rubros que más salieron fueron indumentaria y deporte. El Mundial de Brasil dejó su marca.

Lunes 16 de Junio de 2014

Las ventas por el Día del Padre cayeron 4,9 por ciento respecto de 2013, en un marco de consumo que viene caracterizado por la cautela y el corrimiento de rubros de medianos y altos costos hacia otros menos onerosos. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), "las personas que otros años elegían artículos electrónicos o electrodomésticos se trasladaron a rubros que son más accesibles". De hecho, los artículos de indumentaria y deportivos, en consonancia con el Mundial de Fútbol, fueron los que en Rosario mostraron mayor movimiento y en algunos casos las ventas en esos rubros llegaron incluso a superar a las del año pasado. En los barrios de la ciudad, el comportamiento de la actividad comercial dependió de si los negocios operaron o no con tarjetas de crédito que ofrecían descuentos.

"Aunque parezca asombroso", afirmó ayer el vicepresidente primero de la entidad, Elías Soso, en la principal cadena de artículos deportivos de Rosario las ventas no sólo no cayeron respecto del 2013, sino que considerando la cantidad de artículos subieron un 20 por ciento. Las preferencias se orientaron fundamentalmente hacia las zapatillas y artículos ligados al fútbol.

En la ciudad también mejoró en los últimos días la venta de televisores, "que ciertamente venía demorada".

Traccionada ahora por las operaciones con descuento que están ofreciendo bancos y tarjetas de crédito (en un "esfuerzo compartido con los propios locales"), el movimiento comercial de pantallas "ya casi iguala al del año pasado, si bien sigue por debajo del de 2010, cuando se dio un récord de ventas", dijo Soso.

Para la entidad nacional, resultaron de "ayuda los descuentos que lanzaron la mayoría de los comercios para captar ventas" y "la posibilidad de pagar en cuotas sin interés, de hasta 12 ó 18 pagos en las casas de electrodomésticos, y con 2, 3 ó 6 pagos en los comercios chicos y medianos".

En lo que hace a los negocios barriales, las promociones con plásticos resultaron "decisivas" para revertir o morigerar la caída en las ventas. "Los que trabajaron con tarjeta se salvaron; los que no, en cambio, se desplomaron", graficó Soso.

Aun así, a nivel nacional los artículos de computación, electrónicos y audio salieron poco y esas ventas terminaron con una caída de 5,3 por ciento frente al Día del Padre anterior. En consonancia con lo que se vio en Rosario, Came señaló que "la venta de artículos para el hogar y de uso personal estuvo muy ligada a los televisores de alta definición".

Más gasoleros. En general, sostuvo la entidad, "los clientes buscaron precios y terminaron optando por regalos de menor valor que el año pasado". Así, remeras, camisas y accesorios como gorros, bufandas y guantes fueron los productos más vendidos, mientras que camperas, buzos, pulóveres y pantalones resultaron menos demandados pese a los descuentos ofrecidos.

El rubro de gastronomía y restaurantes terminó con una caída de 3,2 por ciento, aunque las reservas en restaurantes y pubs para la noche del sábado y el mediodía del domingo fueron bastante activas.

"Otra modalidad que tuvo eco fueron las compras de picadas para 6, 10 o más personas tanto para el sábado a la noche como para el domingo", detalló Came.

Sólo para papá.Según el relevamiento realizado en 377 comercios, el ticket promedio para el Día del Padre se ubicó en los 325 pesos y, a diferencia de otros años, los consumidores que salieron a buscar el regalo para los papás se limitaron a realizar esa compra y no se generó el esperado "efecto rebote".

La confederación no soslayó una queja que formula sostenidamente en los últimos tiempos. "Como viene sucediendo, las ventas del Día del Padre se vieron perjudicadas por la invasión de vendedores ilegales en las calles y zonas comerciales de todo el país", afirmó.

En ese escenario las ventas por la celebración, que se movieron con mayor lentitud que en otras fechas, cayeron interanualmente 4,9 por ciento, aunque en la comparación hay que recordar que 2013 fue "muy productivo" y se ubicó 2,7 por ciento arriba de 2012.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario