La ciudad

Las redes sociales se hacen espejo de las quejas de los usuarios rosarinos

Facebook y Twitter adquieren también nuevos usos: exponer a gritos la incorrecta prestación de servicios o denunciar problemas urbanos que se multiplican en la ciudad.

Domingo 08 de Febrero de 2015

Cansado de esperar que el número de atención al cliente de la empresa de telefonía celular le contestara, cortó la comunicación. Y, como último recurso, ingresó a la cuenta de Twitter de la firma donde posteó su reclamo. A los pocos minutos, un operador de la telefónica llamó a su móvil y atendió su demanda. Las redes sociales ya no son solo ese espacio donde compartir gustos, información y opiniones. A medida que suman adeptos, Facebook y Twitter adquieren también nuevos usos: las cuentas para exponer a gritos la incorrecta prestación de servicios o denunciar problemas urbanos se multiplican en Rosario y sus seguidores ya se cuentan por miles. Como un extenso "libro de quejas" que va desde las interrupciones de tránsito y los cortes de luz, hasta las situaciones de inseguridad o la proliferación de corralitos de Aguas Santafesinas.

Para algunos se trata apenas de una forma de hacer catarsis, otros ven a las redes sociales como buenas aliadas para plantear reclamos colectivos. Al margen de los análisis, cada vez con mayor frecuencia los usuarios asientan sus quejas en sus publicaciones, interactúan con las cuentas de empresas y de funcionarios públicos o incluso crean grupos para intercambiar información y experiencias.

Consultoras especializadas en medios digitales estiman que en la ciudad existen más de 700 mil usuarios activos de Facebook y otros 300 mil de Twitter, por lejos las dos redes sociales más populares. Un estudio cuantitativo que durante el año pasado desarrolló la Dirección de Comunicación Multimedial de la Universidad Nacional de Rosario mostró además que el 92 por ciento de los rosarinos accede a Internet. Facebook concentra la atención de una amplia mayoría: entre los 13 y los 49 años, casi todos los rosarinos lo utilizan. Twitter, en cambio, atrae a los más jóvenes: el 84 por ciento de las personas entre 13 y 19 años tiene una cuenta en la red de los 140 caracteres.

Los "basta". Y los intercambios son extensos. En Facebook pululan los grupos que empiezan con "Basta". Al tope de la lista están los que reclaman seguridad, pero también hay otros creados para exponer situaciones de maltrato laboral, sumar fuerzas para la eliminación de la tracción a sangre en las calles de la ciudad o manifestar el descontento por la construcción de edificios en barrios tradicionalmente residenciales, por sólo enumerar algunos.

Uno de los más activos es "Basta de demoliciones". Tiene más de tres mil miembros y fue creado "para tratar de salvar edificios bellos, históricos, de valor cultural de la ciudad", explican sus mentores.

Además de compilar fotos de construcciones "en riesgo", valladas o con carteles que anuncian su venta o demolición, este año desde el grupo se empezaron a organizar recorridos por distintos barrios para repasar la historia de sus edificios emblemáticos y un ciclo de charlas sobre patrimonio. Todo a pulmón y por el mismo empuje de sus integrantes.

Desde el perfil "Basta de ruidos molestos en Rosario" se denuncia "la violación al derecho de la gente a vivir en calma y poder descansar normalmente". Y se suman quejas contra la organización de recitales en la vía pública, eventos en parques y plazas o la actividad de bares y boliches. Sus impulsores prometen sumar a la página los teléfonos de los funcionarios municipales encargados de controlar las emisiones sonoras de comercios o espectáculos públicos y proponen llevar el tema a la Justicia.

Pero no todos los perfiles o grupos creados en Facebook para denunciar problemas comunes tiene a los organismos estatales como interlocutores. "Quejas Rosario" invita a compartir en su muro las malas experiencias vividas en comercios o empresas de servicios. "Ayudá a prevenir a que otras personas les suceda lo mismo y las empresas mejoren su atención", propone la publicación que suma mas de dos mil seguidores en la red social.

Las prestadoras de servicios públicos tampoco quedan al margen de esta tendencia de escrache digital. En el grupo "Yo vi un corralito de Aguas Santafesinas", con unos 385 miembros, se acumulan fotografías de pozos y calles cortadas por los trabajos de reparación de la prestataria.

Pero sin lugar a dudas, la Empresa Provincial de la Energía es la que cosecha más indignados. Y aunque la mayoría de estos grupos se iniciaron el verano pasado, todavía se mantienen activos. Entre otros, están "Basta de que la EPE nos robe la plata", "Odio a la Empresa Provincial de la Energía" y "EPE no te banco más".

Esa mala costumbre. Twitter también puede convertirse en un buzón de quejas. Con bucear los hashtags (etiquetas) de cualquiera de las empresas del transporte urbano de pasajeros, por ejemplo, se accede a una pormenorizada enumeración de críticas relacionadas con el funcionamiento de los colectivos.

En la red social de los 140 caracteres hay también varias cuentas no oficiales donde manifestar los inconvenientes relacionados con el tránsito. Con 5.140 seguidores, Tránsito en Rosario (@TransitoRosario) suma posts con fotos de cortes de calles y una completa antología de infracciones.

Estacioná Bien (@InfractoresRos) se agregó a mediados del año pasado y ya sumó casi 500 seguidores. Desde la cuenta no sólo se inmortaliza a quienes tapan cocheras, paradas de colectivos o rampas para discapacitados, sino que además se reclama una ordenanza de "multa ciudadana" ya que consideran que "las fotos publicadas deben ser prueba suficiente para sancionar a quienes cometen infracciones".

La EPE también tiene su espacio, hay dos fakes (publicaciones falsas) con el logo de la empresa y cientos de reclamos, algunos con muy buen humor. Entre ambas cuentas suman casi 5 mil seguidores. Hace cuatro días se añadió también un fake de Telecom Rosario, ayer ya tenía 43 seguidores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario