La ciudad

Las mujeres ya son mayoría en el Poder Judicial de la provincia

En los últimos quince años el Poder Judicial provincial incorporó a su planta de trabajadores a decenas de mujeres que hoy ocupan espacios relevantes dentro de esa estructura pública.

Domingo 06 de Marzo de 2011

En los últimos quince años el Poder Judicial provincial incorporó a su planta de trabajadores a decenas de mujeres que hoy ocupan espacios relevantes dentro de esa estructura pública. Entre todas las jurisdicciones, las juezas, camaristas, fiscales, defensoras o el personal administrativo o de servicio suman 3.758, superando por poco a los 3.606 varones. Ellas se insertaron con legítimas armas, a través de concursos y capacitación permanente. En Rosario son 817 y representan poco más de la mitad de los 1.600 empleados de los Tribunales. La renovación más evidente fue en el fuero de Menores, encabezado hasta 2007 por varones. En la actualidad, esos cargos son ocupados en pleno por cuatro magistradas mujeres.
  No caben dudas de que bajo el impulso de una nueva dinámica social que le otorgó el debido protagonismo en espacios públicos y privados, ganan terreno en lugares que antes eran privativos, o así se hacía creer, de los hombres.
  Algunas estadísticas de la Corte a nivel provincial lo demuestran: son 3.758 y mayoría en varios cargos: hay 18 administrativas de máxima categoría sobre 11 varones; 185 secretarias de juzgados sobre 153 secretarios; 13 asesoras de los juzgados de Menores frente a 2 profesionales hombres.
  No obstante, hay un sitio al que cualquier profesional del Derecho podría aspirar y que sigue siendo dominado por los hombres: el de juez. En ese rubro hay 253 hombres en toda la provincia, contra 132 magistradas.

 

 

 

 

  A nivel local alcanza con repasar la evolución de los juzgados de Menores. Hasta 2007 sus titulares eran todos hombres, hoy se revirtió completamente el panorama: a marzo de 2011 esos cargos son legítimamente ocupados por cuatro juezas (ver aparte).

  No es el único ejemplo que existe para visualizar sus capacidades. Las defensorías zonales son ocupadas por cinco mujeres y un varón. Hay sobrados ejemplos, no tan públicos, de funcionarias y empleadas que trabajan en el ámbito de la Justicia con eficiencia y abriéndose camino en medio de situaciones adversas.

  Una figura que marcó un camino en el ámbito público es la ministra de la Corte santafesina, María Angélica Gastaldi, a quien acompañan cinco compañeros hombres que conforman el Alto Tribunal (Rafael Gutiérrez, Roberto Falistocco, Guillermo Spuller, Mario Netri y Daniel Erbetta).

 

En este marco y como una referente para el impulso de estrategias laborales que pongan a todos en igualdad de condiciones, Gastaldi destacó la creación de la Oficina de la Mujer, un espacio que funcionará bajo la órbita de Centro de Capacitación Judicial de la Corte santafesina y debutó esta semana con talleres de trabajo bajo la consigna "una Justicia con perspectiva de género" (ver página 3). l

 

 

Estrategias.

  "Desde la implementación del Concejo de la Magistratura en 1991, que impuso los concursos, se observa la inserción de mujeres que lograron equiparar a los hombres con capacitación y persistencia. Además, cambiaron reglamentaciones internas que favorecieron paridad en el ingreso", destacó la jueza.

  Aunque ella también colaboró para el cambio de la visión ciudadana sobre las mujeres que ocupan roles públicos, mencionó a su pares de la Corte Nacional, Elena Highton de Nolasco y Carmen Argibay, además de la figura excluyente de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

  Sobre los objetivos que se plantean en el ámbito del Poder Judicial, Gastaldi explicó que "se trata de generar políticas de equiparación, de igualdad de género en los ámbitos laborales, para lograr la verdadera libertad personal que va sustentando las bases democráticas de un país, pero sin estigmatizar a los varones, sin enfrentarlos, porque eso sería como el machismo al revés. Eso no nos interesa, la discusión es más profunda", aclaró. Así, el Poder Judicial se ha convertido en una caja de resonancia de los logros que las mujeres alcanzan con capacidad, esfuerzo y en igualdad de condiciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario