La ciudad

Las lanchas de pasajeros que van al banquito de San Andrés dejaron de cruzar

El Paraná se ubicó en 5,14 metros y la crecida trae más complicaciones. Desde la Estación Fluvial señalaron que día a día informarán si está habilitado o no el servicio.

Domingo 03 de Enero de 2016

La crecida del río Paraná trae más complicaciones. Los cruces de las lanchas que diariamente recorren desde la Estación Fluvial al banquito de San Andrés fueron finalmente suspendidos debido al nivel alcanzado por el río Paraná, que ayer subió hasta los 5,14 metros, cuatro centímetros más que el día anterior, cuando superó el nivel de alerta de 5 metros.

Desde la Estación Fluvial explicaron que debido a la crecida del río Paraná en estos últimos días y a la información diaria suministrada por la Prefectura Naval decidieron levantar el servicio de transporte hacia la isla.

Desde la empresa estimaron que en los próximos días probablemente continúe cerrado, dado que para esta semana se prevé el pico de la crecida del Paraná. Señalaron que en su página de Facebook (Estaciónfluvial) informarán día a día sobre si se realizan o no los cruces.

Los navegantes asiduos a las islas reconocieron que en los últimos días se hizo más compleja la travesía dado la cantidad de camalotes y alimañas que baja con el agua, y la escasas superficies para anclar las embaraciones en las islas frente a la ciudad.

De este lado del río. "Estamos en pleno pico de crecida. Los próximos siete o diez días serán los de mayor crecimiento del río. Estamos alertas en la zona del Mangrullo porque a partir de mediados de la semana el agua empezaría a afectar a las viviendas de esa zona. Estamos trabajando para prepararnos para lo peor de la creciente", explicó Gonzalo Ratner, subdirector de Defensa Civil local, al realizar una nueva valoración sobre el panorama que presenta la ciudad por la crecida del Paraná.

El funcionario reiteró que en estos días en Rosario el agua superó el nivel de alerta, es decir los cinco metros frente al puerto local. "En estos momentos estamos en 5,14 metros y el nivel de evacuación es cuando el agua llega a los 5,30", explicó.

"Creemos que a mediados de enero, por los pronósticos que manejamos, el río llegará a 5,90 metros, y ya afectará algunas viviendas. Son alrededor de 30 familias en el Mangrullo en la zona más crítica. Según el Instituto Nacional del Agua, el pico de la crecida en Rosario será la tercera semana de enero. Ahí tendería a estabilizarse la situación y el descenso sería muy lento, lo que implicará tener un Paraná alto todo el verano. No habrá un descenso brusco", añadió.

Desde a comienzos de la primavera, el anuncio de que se venía un fenómeno meteorológico Niño bastante severo, alertó sobre la necesidad de tomar precauciones en los sectores urbanos que potencialmente podrían verse más afectados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario