La ciudad

Las elecciones ponen en stand by la reforma por la nocturnidad

Desde el Concejo anticiparon que se retomarán las conversaciones cuando se conozca el nombre del nuevo intendente.

Lunes 27 de Mayo de 2019

La reforma de la ordenanza que regula la actividad nocturna en Rosario se encuentra en stand by momentáneo hasta, por lo menos, después de las elecciones. Desde la comisión de Gobierno anticiparon que el tema volverá a tratarse una vez que se sepan el nombre del nuevo intendente de Rosario. En diciembre, el último borrador que se logró en esa comisión no obtuvo el consenso de la totalidad de los ediles para que se trate en el recinto de sesiones.

   El borrador que quedó trunco en diciembre preveía que todos los locales nocturnos estén abiertos hasta las cinco y fuertes sanciones por venta de alcohol a menores y por ruidos molestos.

   Respecto a estas cuestiones, se proyectaba que los locales nocturnos podrían estar abiertos hasta las cinco de la mañana los viernes, sábados y vísperas de feriados; los bares y restaurantes tendrían permisos para habilitar pistas de baile y, también, habría sanciones más duras para los comercios que violen clausuras, vendan alcohol a menores o generen ruidos molestos.

   Este último borrador, que no obtuvo consenso entre los bloques que conforman el Concejo, fija las condiciones de funcionamiento de locales mayores a 100 metros cuadrados de superficie total que funcionen entre las 20 y las 5.

   Para esto, se determinarían cuatro rubros de habilitación: bar o restaurante con actividad nocturna, local bailable, salones de eventos (de fiestas o de usos múltiples) y clubes sociales y culturales.

   Todos estos comercios podrían funcionar de domingo a miércoles hasta las 2, los jueves hasta las 3 y los viernes, sábados y vísperas de feriado el cierre se extenderá hasta las cinco. Y, según el mismo borrador, deben instalarse a más de 200 metros de establecimientos de salud con internación, geriátricos o salas velatorias.

   Al momento de solicitar la habilitación, los titulares de estos negocios podrán optar por cuatro tipos de licencias: de difusión musical, de doble plano de uso (incluyendo pista de baile), de escenario y gastronómica.

   Para lograr el permiso de funcionamiento, deberán someterse a la opinión de los vecinos, que podrán manifestar su disconformidad en un registro de oposición.

   Independientemente del rubro para el cual están habilitados, en el boceto se explicaba que todos los locales deberán contar con ventilación mecánica, salida de emergencia, baños para discapacitados, luces de emergencia, aislamiento acústico y medidas para reducir las vibraciones.

   Como novedad, la iniciativa que no pudo ver la luz en el recinto de sesiones del Concejo prevé la firma con el municipio de un compromiso de convivencia para garantizar la limpieza de la vía pública y el mantenimiento del orden, especialmente en los horarios de ingreso y egreso de público.

Junto a eso, contempla la posibilidad de establecer procesos de mediación cuando el funcionamiento del local genere perjuicios a los vecinos.

Multas y sanciones

Yendo al plano de las sanciones, en el borrador de diciembre se mencionó que las penas arrancan con clausuras de entre 20 y 90 días si se constata la utilización del comercio para un rubro no admitido, la violación del factor ocupacional, la reincidencia en el incumplimiento de la normativa sobre ruidos molestos o la reincidencia en el ingreso de menores.

   En cambio, se dictará la caducidad definitiva ante la violación de una clausura y la venta de alcohol a menores o después de sufrir dos clausuras por tergiversación de rubro, ruidos molestos o superar el factor ocupacional.

   También, cuando se produzca la recurrencia de fallas en materia de violación de las normas sobre seguridad, salubridad e higiene internas o externas al comercio.

   El problema, a fin del año pasado, fue que no hubo consenso entre los bloques para despachar el borrador hacia el recinto y por ello quedó sin efecto el tratamiento del mismo.

   Para controlar la actual noche rosarina hay que remontarse a la ordenanza 7.218, sancionada hace 23 años, con una modificación hace 17 años.

La norma se aprobó en el Palacio Vasallo en 1996 (su última modificación fue en 2002, pese a que luego se fueron retocando algunos artículos). La herramienta ya resulta poco útil frente a nuevas costumbres y distintas figuras que fueron apareciendo en la noche rosarina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});