Banda de Los Monos

Las defensas de los ex policías niegan sus vínculos con los delitos juzgados

Son abogados que defienden a 13 acusados y que cargaron contra la instrucción de la causa y la falta de pruebas para hablar de asociación ilícita

Jueves 23 de Noviembre de 2017

Los defensores de los 13 policías imputados en el juicio (salvo Juan Angel Delmastro, con prisión domiciliaria, están todos en libertad) negaron los vínculos entre sus clientes y los delitos que les atribuyen. En general, algunos atacaron la labor del juez instructor de la causa, Juan Carlos Vienna, y la relacionaron con el poder político. Además de cargar contra la figura de asociación ilícita que, a su criterio, no podrá probarse.

El primero en alegar fue Gabriel Navas, abogado de Angel Avaca, imputado de asociación ilícita, cohecho y encubrimiento por pasar información a la banda. "La arbitrariedad en la investigación no será lo central de esta defensa, pero sin dudas va a demostrarse. Todos pudimos asistir al festín de la política mezclada con la Justicia", dijo sobre los funcionarios que "mucha gente vio circular" por el despacho de Vienna. "Faltan elementos necesarios para probar una asociación ilícita. Avaca estuvo en la comisaría 15ª dos meses y medio, y se le pidieron 9 años de prisión".

"Tapar un fracaso"

Luego fue el turno de Sergio Larrubia, defensor de Delmastro. El ex agente de la ex Drogas Peligrosas está imputado de asociación ilícita y violación de secreto a partir de escuchas, entre ellas una en la que le da vía libre a Ramón "Monchi" Machuca para actuar contra un búnker. En la posterior balacera a una casa murió Lourdes Cantero, de 14 años. Ese crimen, por el que Delmastro ya fue condenado como partícipe y que tiene a Machuca acusado de instigador, será ventilado en la segunda etapa del juicio.

Para Delmastro pidieron seis años y medio de prisión y diez de inhabilitación. Larrubia cargó contra la asociación ilícita. "Se toma esa figura para englobar a mucha gente y sustentar una acusación sin asidero", dijo sobre una "fuerte injerencia del poder político en la investigación que hizo que en todas las instancias se conculcaran derechos de los imputados".

"Esto tiene una causa: tapar el fracaso en la política de seguridad que hizo que Rosario fuera considerada la ciudad más peligrosa del país", sentenció el defensor, y agregó que para mostrar que se trabajaba en solucionar la situación se constituyó a Los Monos como un enemigo público y se instaló como chivo expiatorio a las fuerzas de seguridad.

Larrubia consideró "discrecional" que Delmastro y su otro defendido, Waldemar Gómez, estén procesados en la causa mientras otros policías no lo están. "Se eligió lo que más le convenía del caso que presenta la Fiscalía y a los intereses del gobierno".

Gómez trabajaba en Inteligencia de la Policía Federal en Rosario. Acusado de facilitar información a los Cantero, está imputado de asociación ilícita y violación de secreto. Para el pidieron la misma pena que para Delmastro. "Todos los procedimientos en los que intervino Gómez dieron positivo. Si con ese argumento la Fiscalía sostendrá la acusación, no hay elementos para condenar".

De buen pasar

El siguiente alegato fue el de Alberto Tortajada, defensor de Gustavo Daniel "Gula" Pereyra, ex comisario inspector que trabajaba en Delitos Complejos de la provincia y está imputado de asociación ilícita. La Fiscalía pidió para él seis años de prisión y diez de inhabilitación.

"Es una persona atípica, siempre quiso ser policía pero tiene un pasar más que bueno por ser de clase media alta", dijo Tortajada, que remarcó varias veces las propiedades de la familia Pereyra y su vocación de servicio. El abogado justificó la propiedad de una costosa casa que Gula tiene en Pueblo Esther y que lo puso bajo sospecha de haber recibido dinero narco para construirla. "Con su patrimonio podría haber construido varias casas. Y el fiscal (Gonzalo Fernández Bussy) fue tan escueto en la acusación contra él que hace pensar que no hay nada", remarcó.

Presos de la interna

Rodrigo Mazzuchini realizó los tres alegatos siguientes a favor de Juan José Raffo, ex agente imputado de asociación ilícita, violación de secreto y cohecho al igual que el ex comisario Sergio Blanche, y Cristian Floiger, ex jefe de Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas imputado como presunto informante de la banda.

El defensor ubicó las acusaciones en el marco de una interna policial en la que sus clientes quedaron en el peor lugar. "Floiger está mencionado porque alguien ambicionaba su puesto. Quisieron destruir su figura pero no pudieron porque casi no hay elementos contra él. Blanche conocía cosas malas que hacía esta brigada y Raffo había molestado mucho en 2009 por denunciar cajas negras (en la policía), que no existen pero que las hay, las hay. Mucha gente fue perjudicada por su denuncia y por eso fue exonerado", describió.

Pasado el mediodía, la defensora oficial Florencia Chaumet expuso los últimos cuatro alegatos antes del receso. Primero a favor de Roberto Otaduy, ex miembro de Prefectura imputado de asociación ilícita y para quien pidieron seis años de prisión y 10 de inhabilitación. "Por su cargo (ayudante de Guardia) era imposible que tuviera información secreta o reservada", fundamentó.

Sobre Eduardo Anacleto Enriquez, para quien se pidieron 9 años de prisión e inhabilitación perpetua por asociación ilícita, cohecho, violación de secreto y encubrimiento, pidió la nulidad de la acusación.

Y respecto de Diego David Cárdenas, acusado de alertar a Los Monos de un allanamiento, Chaumet negó su participación. Dijo que la acusación es "absurda" porque Cárdenas trabajaba en la subcomisaría 11ª de Fighera donde no se maneja información que pudiera servirle a la banda.

De Germán Horacio Herrera, ex subjefe de Sustracción de Automotores acusado de cohecho y encubrimiento, sostuvo: "No está acusado en la asociación ilícita. No entendemos el motivo para traerlo".

Víctima

Tras el cuarto intermedio se escucharon los dos últimos alegatos. El primero fue de Mónica López, defensora de Omar Angel Abraham Lezcano, de 31 años y ex agente de la Brigada de Investigaciones imputado de asociación ilícita, violación de secreto, cohecho y encubrimiento.

Lezcano fue captado en escuchas alertando a Monchi sobre un procedimiento. La defensora definió a su cliente como "víctima: su condición de policía de bajo rango lo trajo acá por un supuesto apodo surgido de supuestas escuchas que nunca le exhibieron. Pero él no tendría que estar acá y la fiscalía deberá demostrar que cometió delitos con los que no tiene nada que ver", dijo al negar que Lezcano esté entre los interlocutores de las escuchas que lo incriminan.

La defensora fue más allá: "Si lo acusan como partícipe de lograr, a cambio de dinero, acuerdos entre la banda y sus jefes policiales, por qué no hay ningún superior suyo imputado acá? ¿Por qué la acusación se queda en la plana (policial) más vulnerable y de menor jerarquía?".

López destacó que Lezcano siempre colaboró con la Justicia "para esclarecer este malentendido", tildó de "exorbitante" el pedido de pena de nueve años y medio de prisión y adelantó que pedirá la absolución.

Ego


El último alegato fue de Evelyn Quaín, quien junto a Víctor Corvalán defiende al ex subjefe de Sustracción de Automotores Guillermo Cardini. El oficial de 38 años está acusado por cohecho y encubrimiento agravado y los fiscales pidieron para él tres años y tres meses de prisión e inhabilitación perpetua.

La abogada postuló la inocencia de Cardini. "Lo dijo al ser indagado hace cuatro años y en ese lapso corroboramos que es cierto, es inocente. Será imposible para la fiscalía acreditar su participación en los delitos que le atribuyen y deberá ser absuelto", avizoró Quain, que también cargó contra "Vienna y los policías que lo ayudaron a llevar a cabo su plan de gran impacto mediático para satisfacer intereses políticos y también su propio ego".

La defensora describió a Vienna como "un juez corrupto que no cumplió con su función de manera imparcial", cuestionó a quienes a su entender le permitieron actuar así y remarcó que entre los delitos que le atribuyó a Cardini para imputarlo "hay uno que fue derogado dos años antes y otro de competencia federal".

Quain se disculpó por enfocarse en el instructor de la causa, pero argumentó que "es difícil ejercer una defensa eficaz sin analizar el comportamiento de Vienna". Remarcó que la acusación por asociación ilícita fue dejada sin efecto y cuestionó la pena solicitada en relación con los dos delitos que le achacan.

"Sabemos que la policía está desprestigiada, pero no todos sus miembros son delincuentes. Cardini fue un empleado intachable y esperamos que vuelva a las filas policiales una vez que sea absuelto en este juicio", sostuvo Quain, y adelantó que pedirá que las costas del juicio sean afrontadas por el Ministerio Público de la Acusación (MPA). "Sería más injusto todavía que además tenga que pagar las costas".

acusados. Angel Delmastro y Gustavo "Gula" Pereyra, dos ex policías.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario