La Ciudad

Las características y detalles de los 112 fallecidos en Santa Fe

El primer deceso fue el 1º de abril y la víctima fatal más joven tenía 18 años.

Sábado 05 de Septiembre de 2020

Un total de 112 santafesinos perdieron la vida después de contraer Covid-19, en el marco de la pandemia. La mayoría tenía entre 62 y 88 años con enfermedades previas, aunque hay un 10% de individuos en los que no pudo detectarse un problema de salud anterior a la infección. Casi la mitad de las muertes tuvieron lugar en Rosario (48 hasta ayer).

El primer deceso se produjo el 1º de abril: fue un hombre de 62 años, de nacionalidad chilena, que estaba internado en un sanatorio céntrico de la ciudad con múltiples trastornos de salud previos. El segundo fallecimiento fue el 9 de abril y correspondió a un hombre de 64 años, oriundo de Rafaela.

En mayo y junio se registraron sólo dos decesos por el nuevo coronavirus: un hombre de 63 años de Villa Constitución y un rosarino de 88. Julio ya empezó a mostrar una seguidilla de fallecimientos, y el número subió considerablemente en agosto y en lo que va de septiembre.

La víctima más joven tenía 18 años y era de Casilda. También murieron personas de 28, 43, 45, 47, 48, 52, 55 y 56 años. Hay 21 fallecidos entre los 62 y los 69 años, y un número similar entre los 70 y 79 años.

Casi el 40% de los muertos por Covid-19 tenían más de 80 años. Y hay un dato llamativo: dentro de ese grupo la mayoría había cumplido los 88 años.

Causas    

Entre las comorbilidades (dolencias previas que suelen complicar la situación del paciente), los fallecidos tenían en su mayoría, una o más de una de estas patologías: enfermedades cardiopulmonares crónicas, Epoc, cardiopatías que producen insuficiencia respiratoria, diabetes no controlada en forma adecuada, hipertensión no controlada (muchas veces asociada o siendo desencadenante de problemas cardíacos) y obesidad.

A la mayoría de quienes luego fallecieron, un cuadro de dificultad respiratoria los llevó a cuidados intensivos después de que se contagiaron. En algunos casos la sintomatología apareció súbitamente (falta de aire) y en pocas horas se descompensaron. En otros, el proceso fue más prolongado, incluyendo períodos de leves mejorías hasta que finalmente se produjo el deceso.

Es importante destacar que está descripto que pacientes con Covid-19 pueden estar teniendo una baja saturación de oxígeno y verse “estables” clínicamente pero después tienen manifestaciones respiratorias significativas, las que pueden aparecer con el correr de los días.

Quienes perdieron la vida estuvieron en promedio 10 a 12 días internados. Hubo casos en los que el fallecimiento se produjo a los pocos días de la internación. Y algunos incluso llegaron a estar un mes en cuidados críticos.

Los médicos que están atendiendo a pacientes con Covid-19 piden que las personas de cualquier edad que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar soliciten atención médica en forma inmediata y no esperen el resultado de un hisopado.

Como sucede en la mayoría de las enfermedades, llegar a tiempo para recibir asistencia es clave. Sin que sea un motivo para alarmarse, lo cierto es que nadie puede asegurar con precisión cuál puede ser la evolución de esta enfermedad en un individuo, aun en personas que previamente no presentan comorbilidades.

En la Argentina, de los menores de 60 años que fallecieron, el 15 por ciento estaba sano previamente.

En Santa Fe la tasa de letalidad se ubica en el 1%, que es considerada baja.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario