familia

Largas filas para recibir los bolsones de alimentos en las escuelas

beneficiarios a la espera. Pese al mal tiempo, se formó una hilera frente a la escuela de Sabin al 1100.

Viernes 22 de Mayo de 2020

En medio de la pandemia, las escuelas se convirtieron en centros de distribución de bolsones de alimentos con el objetivo de reemplazar la asistencia a los comedores, que generaban aglomeraciones de personas. Desde que se inició el operativo, la entrega se realiza sin mayores inconvenientes en la Regional VI del Ministerio de Educación, que abarca, además de Rosario, los departamentos de San Lorenzo y Villa Constitución.

"Se pasó de la típica ración del comedor, es decir la vianda, a 40 mil módulos alimentarios por quincena en la ciudad y su zona de influencia. Lo hicimos en forma paulatina y hoy estamos distribuyendo entre 13 y 14 kilos de alimentos secos en cada uno", resaltó el responsable de la de Regional, Osvaldo Biaggiotti, a LaCapital.

El funcionario destacó que cada bolsón contiene fideos, arroz, harina de maíz, puré de tomates, arvejas, harina leudante, lentejas, aceite, azúcar, leche en polvo, chocolate o cacao y saquitos de yerba mate o té.

Además, la cartera educativa dio a conocer que la organización del abastecimiento, armado y distribución de los productos está a cargo de las instituciones educativas.

Una de las cuestiones que destacó Biaggiotti es que la implementación de un bolsón por familia triplicó el presupuesto de asistencia alimentaria. "Trasladado a precio, equivale a decir que se invierten 2.500 pesos por familia por mes", dijo el referente antes de remarcar que antes se aportaban 25 pesos por ración. En términos presupuestarios, equivale a tres veces más", subrayó.

Además, ahora la entrega es el 70 por ciento de la totalidad anterior, al tener en cuenta que en cada familia puede haber más de un chico en edad escolar.

De esta manera, los módulos tienen diversos días y horarios de entrega, según el colegio y su nivel de enseñanza, como por ejemplo ayer ocurrió en la escuela de educación secundaria orientada (EESO) 517, ubicada en avenida Sabin 1199.

Allí, a media mañana, se formaron largas filas por parte de quienes concurrieron a buscar sus bolsones, una situación en la que puede surgir cierta tensión a raíz de que muchas veces, debido a la creciente necesidad, se acercan familias que no están registradas en la institución correspondiente. "Eso se vino observando, pero con los días lo fuimos subsanando", detalló el funcionario a este medio.

La distribución guarda el distanciamiento social y obligatorio. Tanto es así que, desde el principio de la entrega, que ya lleva un mes, el Ejecutivo santafesino recomendó a las instituciones implementar cronogramas de trabajo que contemplen los cuidados vinculados a la pandemia de coronavirus (cantidad de personas en el lugar de entrega, distancia social e higiene).

En ese sentido, señalaron: "Luego de iniciar el ciclo lectivo y en virtud de las disposiciones nacionales sobre la pandemia, que generaron la imperiosa necesidad de mantener el aislamiento preventivo y obligatorio, se modificaron los dispositivos escolares, imponiéndose la aplicación de experiencias inéditas de enseñanza a distancia y nuevas metodologías de asistir a las alumnas y alumnos también con el servicio alimentario".

Los módulos, que se otorgan en 300 escuelas, vienen a paliar el déficit alimentario, se convierten en sustento clave para las familias y se reciben en forma paralela a la asistencia de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Tarjeta Alimentar.

Además, a los estudiantes que anteriormente recibían la copa de leche ahora se les entrega una bolsa con leche larga vida y un paquete de galletitas.

En total en la provincia son 122 mil módulos alimentarios en toda la provincia, 40 mil en la Regional VI, y 125 mil bolsas semanales en reemplazo de la copa de leche en este última área.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario