La ciudad

Labran más de 300 multas diarias en las autopistas que vinculan a Rosario

Alta velocidad. Los infractores superan los 130 kilómetros permitidos pese a la señalización con radares. Las sanciones llegan hasta 4.200 pesos.

Viernes 09 de Octubre de 2015

Por día, la provincia labra más de 300 actas por exceso de velocidad en las tres autopistas que vinculan a Rosario con la región: en la que va a Córdoba, a Buenos Aires y Santa Fe. Los infractores superan los 130 kilómetros por hora permitidos, pese a la señalización de los radares. “La cantidad de estas infracciones es elevada”, admitió el titular de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Jorge Tarquini. El funcionario remarcó que en las rutas santafesinas el nivel las faltas es menor, pese a que la máxima autorizada es de 110 kilómetros por hora. Las multas llegan hasta 4.200 pesos.
  Actualmente hay 12 radares instalados en las rutas y autopistas que atraviesan la provincia, 10 móviles y 2 fijos. Antes de fin de año se sumarán otros 15 cinemómetros fijos, una vez que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) culmine la homologación de los aparatos.
  Desde hace unos meses, en la autopista Rosario- Santa Fe hay dos controladores electrónicos de velocidad fijos. En las otras autopistas los radares son móviles.
  “La cartelería que hay colocada indica cuáles son las velocidades máximas permitidas y en un tramo se indica que hay controles de radar, pero no se avisa unos metros antes. Eso no tiene sentido porque la gente bajaría la velocidad ante la inminencia del radar y la levantaría después”, explicó el titular de la Agencia Provincial de Seguridad Vial.
  Tarquini confirmó que “en promedio”, por día se labran más de 100 actas por exceso de velocidad en cada una de las autopistas que conectan a Rosario con Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.
  La cifra es significativamente superior a la cantidad de multas que se detectan en los radares emplazados en las rutas nacionales que atraviesan la provincia, donde el promedio no supera las 30 infracciones diarias.
  “La autopista con más infracciones es la que va a Buenos Aires, donde la velocidad máxima permitida es 120 kilómetros por hora por el nivel de congestión de tránsito y por las obras que se están haciendo”, apuntó el funcionario provincial.
  El titular de la Agencia de Seguridad Vial remarcó que en el caso de las faltas detectadas en las autopistas Rosario-Santa Fe y Rosario-Córdoba (el tramo santafesino), las velocidades superaron los 130 kilómetros por hora. “Es decir que conducen muy rápido”, agregó, para luego sugerir que debiera bajarse los máximos autorizados (ver aparte).
  De acuerdo a los valores establecidos en el Código de Faltas provincial, el exceso de velocidad en rutas se multa con 300 unidades fijas (UF). Cada unidad corresponde al valor del litro de nafta súper, que hoy promedia los $14.
  Así, el automovilista que supera los máximos permitidos puede llegar a tener que pagar hasta 4.200 pesos. Si realiza un pago voluntario antes de la fecha de vencimiento del acta abona la mitad, unos 2.100 pesos.
  Tarquini indicó que una vez que se haya afianzado el Registro de Antecedentes a nivel nacional, al cual la provincia adhirió recientemente, permitirá sancionar a los reincidentes por excesos de velocidad con mayores multas.
  El funcionario santafesino salió al cruce de quienes tildan a los radares como una herramienta con afán recaudatorio. “Ojalá no tuviéramos que recaudar, ni cobrar multas. Lo ideal es que los automovilistas respeten las velocidades máximas permitidas porque superarlas supone un grave riesgo que puede derivar en accidentes importantes”, reforzó.
  “Nuestra expectativa —continuó— es que la gente se acostumbre a respetar las normas, si la incumple que la sanción sea ejemplificadora y seguir bajando la siniestralidad y la cantidad de víctimas que se producen en accidentes de tránsito.
  
Menos velocidad. El jefe de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Jorge Tarquini se manifestó a favor de “bajar la velocidad máxima permitida en las autopistas” de los actuales 130 kilómetros por hora a 110.
  “En particular creo que hay que reducir la máxima en la autopista a Santa Fe, que está muy congestionada y hasta tanto no tengamos listo el tercer carril es peligroso circular 130 kilómetros por hora”, justificó.
  Para Tarquini “en una autopista con tanto flujo vehicular como la que une Rosario con Santa Fe, en tramos como el que va de Rosario a San Lorenzo donde todo el año hay movimiento intenso de camiones, hay que repensar las máximas autorizadas para evitar accidentes y víctimas”.
  El funcionario adelantó además que una vez que la Nación finalice la reforma y ampliación de la avenida de Circunvalación de Rosario, la provincia y el municipio evaluarán la colocación de radares en esa arteria para controlar la velocidad.
  “Antes, Vialidad Nacional deberá fijar las velocidades máximas permitidas, tal vez diferenciando por tramos. Recién después podremos avanzar con la instalación de radares con el municipio”, precisó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS