La ciudad

Labio leporino: unos 15 niños al año nacen y se tratan en la red pública

La atención se realiza desde las primeras horas de vida en las maternidades municipales. Las cirugías reparadoras son el Vilela.

Sábado 05 de Octubre de 2019

Cada año, unos 15 bebés nacen en las maternidades municipales con fisura naso labio alveolo palatina (FNLAP), lo que se conoce como labio leporino —una separación en el labio superior— o hendidura en el paladar. El acompañamiento de la familia y el tratamiento, a través de cirugías reparadoras, son los desafíos de los equipos interdisciplinarios, que señalan que son patologías que pueden ser detectadas en el embarazo o en el momento del nacimiento, y que son "multicausales". Una vez al mes, los equipos del Hospital de Niños Víctor J. Vilela se reúne para evaluar los procesos de atención.

La fisura naso labio alveolo palatina es la malformación más frecuente dentro de las fisuras de la cara y los especialistas señalan que su origen es "multifactorial", incluyendo tanto elementos "genéticos como ambientales".

Abordaje

Sólo en las maternidades públicas de Rosario, nacen anualmente unos 15 niños con esta patología.

"Los pacientes son abordados desde los primeros minutos del nacimiento del bebé, con el principal objetivo de mejorar la calidad de vida, contener y acompañar a su familia en este proceso", señalan desde Salud.

Detectadas durante el embarazo o bien en el momento mismo del nacimiento, el trabajo interdisciplinario comienza con las familias "para informarla y darle herramientas necesarias para el cuidado del bebé y su preparación para la intervención quirúrgica reparadora".

Las primeras horas son centrales, ya que si bien estos pacientes presentan dificultades al inicio para la succión, pueden ser rápidamente resueltas para lograr una alimentación adecuada.

Cirugías reparadoras

Un primer paso es la confección de placas de acrílico para la boca con la finalidad de guiar el crecimiento y desarrollo del maxilar superior, y llegar así a la cirugía reparadora en mejores condiciones.

Las intervenciones quirúrgicas reconstructivas del labio leporino se realizan en el Vilela y mayoritariamente se espera a los tres meses de vida del bebé o bien al llegar a un determinado peso. En tanto, al año y medio de vida, se interviene el paladar abierto.

Cada mes, todos los especialistas del efector municipal se reúnen para acordar las modalidades de abordaje y seguimiento de cada uno de los tratamientos, al mismo tiempo que participan pacientes y familiares de manera conjunta los procesos de atención de los niños y niñas.

El trabajo es llevado adelante por neonatólogos que realizan las primeras intervenciones, además de odontólogos y ortodoncistas, pediatras, cirujanos plásticos y maxilofaciales, anestesiólogos, enfermeras especialistas, genetistas, fonoaudiólogos y otorrinolaringólogos, y kinesiólogos, y trabajadores sociales y psicólogos. "Minimizar las secuelas que esta fisura pueda ocasionar" es el principal desafío de los especialistas que trabajan conjuntamente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario