La ciudad

La vehemencia de las estrellas sacudió el fútbol solidario de la campaña "Donar te hace grande"

A 15 años de la muerte de Antonella Trivisonno, emblema de la donación de órganos en Rosario, se armó un partido que, por la vehemencia de los jugadores, terminó con dos expulsados.

Viernes 29 de Agosto de 2014

“Donar te hace grande”, es lema de la campaña que esta semana lleva adelante la familia Trivisonno en homenaje a su hija Antonella, fallecida 15 años atrás en un accidente de tránsito y emblema de la donación de órganos en la ciudad de Rosario.
 
Ayer, en la cancha de fútbol cinco del shopping Alto Rosario, se disputó un partido en figuras de la radio y la televisión local a fin de sumar a la campaña de concientización que culmina hoy con la inauguración de la Plaza de la Donación en el parque Scalabrini Ortiz.
 
Lo curioso es que el encuentro, que se había planteado como un amistoso, sin la exigencia de una competencia deportiva, tuvo, por la vehemencia de algunos de los jugadores, momentos de alta tensión que desencadenaron en una escena típica de un match de la Libertadores.
 
Tanto fue así que el árbitro del encuentro, el experimentado Claudio Martín, que había acudido a la convocatoria muy relajado, porque el partido, por el espíritu de la convocatoria, a priori no iba a requerir que tuviera que impartir justicia con mano dura, pero no fue así.
 
El Torpedo Arias, ex jugador de Central y columnista de “Contraseña fútbol”, y Pablo Gavira, periodista deportivo de Canal 3, se olvidaron que las camisetas que lucían llevaban la leyenda “Yo también soy donante” y metieron pierna fuerte.
 
Tanto fue así que a los pocos minutos de haber comenzado el partido Gavira, que en la pantalla siempre se mostró como un periodista reflexivo y calmado, le entró desde atrás con una violencia inusitada a Fernando Bravo, cronista de Del Plata. Roja directa.
 
Arias, más experimentado, logró quedar en cancha hasta el filo del tiempo reglamentario, pero en ese momento, cuando faltaban segundos para el pitazo final, tuvo un exceso de confianza con el árbitro -lo acarició indebidamente- y se fue al vestuario expulsado.
 
Más allá de estos excesos, que Martín controló con mano firme, hubo grandes momentos de fútbol también. Hernán Cabrera, estrella del equipo deportivo de La Ocho, demostró que habla de lo que sabe, no solo se reveló como un jugador sutil sino que metió una chilena de antología.
 
Entre las mujeres, varias de las que parecía jugaban con tacos altos, se destacó la cronista de “Rosario Directo”, Belén Salvañá, jugó bien, con inteligencia, talento y una cintura que sería la envidia del mismísimo Lio Messi y también de Eleonora Cassano.
 
Resultado final: empate, 4 a 4, lo más justo para un partido con espíritu solidario en el que Carolina Coscarelli, la conductora de “Sobran los motivos”, y Analía Bocassi, la encantadora conductora de “De 12 a 14”, se mostraron una vez más como líderes sensibles.
 
Lo lindo de la jornada fue como se enganchó la gente, que alentó a los equipos, se sacaron fotos con los protagonistas y lo más importante expresaron su vocación de ser donantes de órganos, el sentido de la serie de actividades organizadas por la familia Trivisonno. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS