La ciudad

La UTA ya pide reabrir paritaria y recalienta los costos del boleto

En marzo el gremio de los choferes acordó una suba escalonada del 15 por ciento. "Quedó totalmente desactualizada", alertó Manuel Cornejo.

Domingo 01 de Julio de 2018

El gremio de los choferes advirtió que el acuerdo paritario del sector, que cerró en torno al 15 por ciento, quedó "totalmente desactualizado" y anunció que exigirá su reapertura ante la aceleración de la inflación. "El acuerdo quedó totalmente atrasado, cerramos en 15 por ciento y la inflación se estima que puede llegar al 30, vamos a tener que volver a discutir en poco tiempo", avisó Manuel Cornejo, histórico líder de los colectiveros de Rosario.

El planteo del jefe de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de la ciudad suma presión a la estructura tarifaria del sistema de transporte urbano local que ya subió más de un 50 por ciento en lo que va del año.

   Sucede que el gobierno nacional decidió financiar sólo una tercera parte de la paritaria acordada entre la UTA y la cámara de empresarios del sector. Y sugirió que la diferencia sea cubierta con aumento del boleto.

   Ahora, con la intensa devaluación del peso y el rebrote inflacionario, varios gremios ya están haciendo fila para exigir la reapertura de la paritaria, contemplada en la famosa cláusula de revisión.

   Una eventual suba del componente salarial, que representa más del 40 por ciento de la estructura de costos del sistema, al no tener financiamiento nacional se trasladará al usuario en el segundo semestre del año.

   "Nosotros tenemos una paritaria nacional que se cerró en el 15 por ciento de manera progresiva, pero sin cláusula gatillo. Está claro que esos valores acordados quedaron totalmente desactualizados", remarcó Cornejo en declaraciones a La Ocho.

   Cuando se le preguntó al líder de la UTA en cuánto debería aumentarse la paritaria del sector, Cornejo fue cauto: "Vamos a ver, hay que ver cómo evoluciona la inflación, hacer cuentas bien y reclamar lo que corresponde, pero nadie puede admitir que los trabajadores pierdan poder adquisitivo", aseveró.

   Por lo bajo, allegados a Cornejo apuntaron que el sector a nivel federal debiera apostar a "al menos empatar" con la inflación, que ahora las estimaciones generalizadas la ubican entre el 27 y el 32 por ciento para el 2018.

   De ser así, el refuerzo paritario será cercano al 15 por ciento acordado en marzo. El acta que rubricó ese acuerdo contempló un aporte parcial de la Casa Rosada en el marco de la decisión política del macrismo de reducir subsidios a los servicios públicos y así bajar el gasto público y déficit fiscal.

   El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) contempla un fortísimo ajuste del gasto, en parte consolidando la política de reducción de subsidios y aumento de tarifas.

   El escenario no se presenta para nada sencillo para las autoridades municipales que gestionarán más aportes federales para el sistema a efectos de cubrir la nueva pauta salarial.

   En el Palacio de los Leones admiten por lo bajo que, más allá de contar con una ordenanza que aprobó el Concejo que permite trasladar a los usuarios hasta el 90 por ciento del costo real de la tarifa, sería contraproducente para el propio sistema avanzar con un ajuste tan marcado del boleto.

   Justo en tiempo de transición hacia el nuevo sistema de transporte que aparece con serias chances de no poder implementarse ante los problemas financieros que ya atraviesa el sistema.

   La oposición en el Concejo ya cuestionó las subas automáticas por encima de cualquier variable inflacionaria argumentando que eso bajaba a los pasajeros de los colectivos.

   Y que era contradictorio con el plan de movilidad que apuesta a disuadir el uso del auto particular, a potenciar el uso del colectivo y los traslados sustentables.

   A fines del año pasado el municipio consiguió el apoyo de parte del Concejo para financiar con una suba adicional de la tasa general de inmuebles (TGI) el financiamiento del transporte público.

   Ideas similares empezarán a debatirse en el cuerpo en el corto plazo para evitar el traslado a precios que repercute en los sectores más vulnerables.

En paralelo se espera que para fines de año lleguen a la ciudad los beneficios sociales de la tarjeta federal Sube, que reemplazará al plástico local Movi.

Con esa tarjeta, beneficiarios de Asignación Universal por Hijo, jubilados, pensionados y ex combatientes de Malvinas recibirán el 55 por ciento de la tarifa de parte del gobierno nacional y sólo pagarán el resto del pasaje.

La oposición cuestiona al Ejecutivo por las dilaciones y advierte más problemas

La oposición en el Concejo advirtió que las dilaciones en adjudicar el nuevo sistema de transporte impactarán en el servicio como ocurrió con el estacionamiento medido. "Así como están tardando en llegar los nuevos parquímetros por la demora en conocer el ganador, pasará lo mismo con los colectivos", disparó el concejal Osvaldo Miatello (PJ).

   Para el edil justicialista, "el municipio está ejecutando una modalidad muy negativa para los servicios públicos que es extender los plazos lo máximo posible de cada licitación y eso trae aparejado costos en el servicio".

   En ese sentido apuntó que, "así como ha ocurrido con el estacionamiento medido, que se adjudicó a fines de diciembre con una concesión que debía comenzar en enero y por ende se están demorando las inversiones va a pasar lo mismo o peor con el transporte urbano".

   La semana que pasó, ante el pedido de informes que se aprobó en el Palacio Vasallo por las dilaciones en la renovación de parquímetros del sistema de párking medido, la Secretaría de Movilidad explicó que la razón se debía a "los paros de transporte que hubo en Francia, donde el concesionario encargó las máquinas para importarlas".

   A Miatello esa versión oficial no lo conformó. "No nos conforma en absoluto, esto está pasando porque se adjudicó la licitación de manera desprolija a fines del año pasado a poco de vencer la concesión anterior. Entonces no hay tiempo material para hacer las inversiones".

   "En el caso del transporte público —siguió— las inversiones son mucho más significativas ya que hay comprar nuevos colectivos, con aire acondicionado y otras comodidades".

   El arco opositor en el Concejo, desde el interbloque del PJ pasando por Cambiemos, ya avisó que no convalidará una nueva prórroga de las actuales concesiones precarias que vencen a fines de agosto.

El argumento esgrimido fue que la firma Rosario Bus, de Agustín Bermúdez incumplió el pliego vigente y no corresponde seguir dilatando mejoras en la prestación del servicio.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});