La ciudad

La usina Sorrento generó electricidad sólo un mes y otra vez está por colapsar

Los trabajadores de la usina Sorrento realizan desde hace casi un mes una medida de fuerza por tiempo indeterminado en reclamo por una deuda salarial que soportan desde principios de año y además en los últimos días impiden el ingreso de los contratistas que reparaban los desperfectos que la dejaron fuera de servicio en febrero. La usina sólo generó electricidad un mes tras estar once en reparación y estaría al borde del colapso.

Miércoles 16 de Abril de 2008

Rosario.- Los trabajadores de la usina Sorrento realizan desde hace casi un mes una medida de fuerza por tiempo indeterminado en reclamo por una deuda salarial que soportan desde principios de año y además en los últimos días impiden el ingreso de los contratistas que reparaban los desperfectos que la dejaron fuera de servicio en febrero. La usina sólo generó electricidad un mes tras estar once en reparación y estaría al borde del colapso.

El reclamo del personal de la central termoeléctrica se generó en una deuda que data de enero último e incluye diferencias en los haberes desde ese mes hasta el presente por lo que según explicó a La Capital on line Alberto Botto, secretario gremial de Luz y Fuerza, “incurrió en una modificación unilateral del contrato laboral” por lo que se decidió la medida hasta tanto se cobre lo adeudado que “llegaría a unos 52 mil pesos en salarios de bolsillo sin incluir aportes”.

La deuda afecta a los 55 operarios que trabajan en la central, quienes iniciaron la medida luego de Semana Santa y que desde esta semana no dejan ingresar a los empleados de las empresas contratistas que reparan el generador que salió de funcionamiento el 23 de febrero, a menos de un mes de volver a funcionar ya que volvió a generar energía el 29 de enero tras estar parada 11 meses por reparaciones.

El dirigente explicó que la deuda se originó en “pagos parciales de horas extras pedidas por la propia empresa y otros conceptos que afectan también a trabajadores que tienen turnos rotativos”, y además entre otra de las irregularidades en que incurrió el empresario Sergio Taselli, accionista mayoritario de la empresa, denunciadas por los trabajadores, la liquidación de haberes se dejó de hacer en la usina y se trasladó a Buenos Aires, lo que generó estos inconvenientes. “Se nos complica para llevar un control más estricto de lo que cobramos y de lo que no”, aclaró.

Ante la consulta de este medio sobre la capacidad operativa de la central, Botto aclaró que no dispone de los datos técnicos para hacer afirmaciones sobre el estado en que se encuentra, pero estimó que las reparaciones no garantizarían la generación de energía eléctrica a largo plazo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario