La ciudad

La UNR tendrá el primer doctorado en biociencias de América latina

Firmó un acuerdo con la universidad de Göttingen, una de las más importantes de Europa. El título internacional será válido en la Argentina y también en Alemania.

Jueves 15 de Noviembre de 2012

La Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la Universidad Geor-August Göttingen, de Alemania formalizaron ayer la creación conjunta del Doctorado Internacional en Biociencias Moleculares y Biomedicina, único en su tipo en América latina. Los egresados obtendrán un doble título con validez en la Argentina y en el país europeo.

El acuerdo se selló en el Ministerio de Educación de la Nación, en Capital Federal, y fue encabezado por la presidenta de la universidad alemana, Ulrike Beisiegel, y el rector de la UNR, Darío Maiorana. El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y el secretario de Políticas Universitarias Martín Gill también participaron del acto, al igual que una numerosa comitiva de profesores e integrantes de la universidad de Göttingen y de la UNR.

La jornada de ayer fue trascendente para el desarrollo de la ciencia rosarina que viene gestando acciones que la posicionan como una de las más importantes del país. La creación del doctorado, que comenzará a dictarse en 2013, tiene detrás una historia y un protagonista excluyente: el científico del Conicet, Claudio Fernández, uno de los investigadores repatriados que se capacitó en el Instituto Max Planck, asociado a la casa de estudios alemana, que cuenta con un récord: haber formado a 45 premios Nobel en distintas disciplinas.

"Cuando volví al país les comenté la posibilidad del doctorado a Analía Acosta y Norma Desinano, de la oficina de posgrado de la UNR, y aunque parecía una aventura, ellas se embarcaron con todo su entusiasmo para que se concrete", recordó Fernández. El compromiso de las autoridades de la UNR y de la universidad de Göttingen también fue inmediato. El año pasado ya se había firmado un convenio de cooperación entre ambas.

Fernández encabeza el grupo de científicos que trabaja Neurobiología Estructural en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), que depende de la UNR y del Conicet. Hace tres años lograron publicar en "Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America", una de las revistas más prestigiosas del mundo dedicadas a la ciencia, un hallazgo que impactó en la comunidad internacional del sector: la estructura de la proteína que desencadena el proceso degenerativo de la enfermedad del Parkinson.

Con ese conocimiento probado en laboratorio se abrió toda una expectativa en torno a la posibilidad de obtener en algún momento un fármaco que frene el avance de este mal crónico que afecta el sistema nervioso central provocando trastornos del movimiento, entre otros. Se estima que sólo en la Argentina unas 40 mil personas conviven con este problema de salud que se agrava con el paso del tiempo.

"Para avanzar en nuestros objetivos, además de tencología, es imprescindible una fuerte apuesta en recursos humanos; este doctorado viene a cubrir parte de esas necesidades", destacó Fernández.

Además de la reunión en el Ministerio de Educación, la comitiva rosarino-alemana participó de otras actividades en Buenos Aires. Por la mañana asistió al edificio del Conicet donde fue recibida por el presidente de ese organismo, Roberto Salavarezza, y a la tarde se realizó un encuentro en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, que dirige Lino Barañao y quien ofreció públicamente todo su apoyo para facilitar el intercambio de profesores y estudiantes entre la universidad pública argentina y la universidad alemana.

El doctorado tendrá una duración de cuatro años e implica la asistencia de los alumnos a Göttingen durante parte del tiempo de estudio. Está dirigido a los egresados de todas las carreras afines a la biomedicina y las biociencias, como medicina, veterinaria, química y física, entre otras. Una comisión mixta evaluará y seleccionará a los candidatos a cursarlo.

Darío Maiorana, rector de la UNR, no ocultaba ayer su satisfacción por este logro: "Las sociedades que no invierten en conocimientos no tienen posibilidad de desarrollo social; las universidades públicas deben devolver con acciones concretas todo lo que los ciudadanos les aportan con sus ingresos. Acuerdos como este demuestran que seguimos apostando a un país donde nuestros jóvenes puedan conocer otras culturas y otros modelos de formación para luego regresar con oportunidades a su tierra y aplicar esos conocimientos".


¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario