La ciudad

La UNR colaborará en la recuperación del Club Italiano

El rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci, firmó un convenio de colaboración con el nuevo presidente del Club Italiano de Rosario, Marcelo Castello, con el objetivo de colaborar en la tarea de recuperación del patrimonio histórico de la institución y coordinar acciones conjuntas para desarrollar actividades culturales, sociales, académicas y de extensión.

Martes 10 de Diciembre de 2019

El rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci, firmó un convenio de colaboración con el nuevo presidente del Club Italiano de Rosario, Marcelo Castello, con el objetivo de colaborar en la tarea de recuperación del patrimonio histórico de la institución y coordinar acciones conjuntas para desarrollar actividades culturales, sociales, académicas y de extensión. Con casi 105 años de vida, el club Italiano es una de las instituciones símbolo de la ciudad.

La sede, localizada en Buenos Aires 1252, cuenta con un patrimonio histórico, cultural y arquitectónico que está muy comprometido a raíz del abandono que sufrió en los últimos años. A raíz de esto, la UNR asesorará en la recuperación y puesta en valor del edificio de la sede central y de sus archivos a través del vínculo de la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño, y la Facultad de Humanidades y Artes.

"Gracias a las gestiones de un miembro de nuestra comunidad, el ex rector Darío Maiorana, y la total disponibilidad del rector Bartolacci, hemos podido firmar este acuerdo que para nosotros es muy importante, porque afianza el vínculo con la sociedad y logra una ayuda concreta en la tarea de recuperar el patrimonio de nuestra institución", manifestaron las actuales autoridades del Club Italiano Rosario.

La entidad llegó a elecciones hace pocos días envuelta en un escándalo e intervenida por la Inspección General de Personas Jurídicas de la provincia, que detectó un verdadero descalabro financiero y administrativo.

Durante el proceso eleccionario, gran parte de la colectividad italiana se propuso evitar la desaparición de la centenaria casona, declarada patrimonio de la ciudad, y hasta había advertido la existencia de un poderoso lobby con fuerte conexión política que intentaba destruir el club para plasmar allí un negocio inmobiliario.

Destruido

Luego de ganar las elecciones, la nueva comisión directiva del club denunció que encontró las instalaciones "destruidas" y en total estado de "abandono".

"La sede tiene 1.000 metros cuadrados, con distintos salones. Encontramos todos los espacios con paredes destruidas por la humedad, la mampostería dañada casi completamente, el teatro, que supo ser un lugar abierto a la comunidad, destruido totalmente. Hasta se llevaron el piso de parquet", había destacado hace pocos días el nuevo presidente del club.

"El inmueble no tiene gas, ni agua, los baños están en total estado de abandono, como todo el edificio en general. El techo del salón de casín está literalmente derrumbado y quedó a cielo abierto, lo que con el tiempo que lleva esta situación, empeoró la cuestión edilicia", puntualizó en el marco de un inventario que hizo público Castello a los pocos días de asumir.

"Todo el lugar está sucio desde hace más de un año, todos los pisos de madera están mojados y levantados, el sobretecho de la histórica biblioteca no está más, literalmente desapareció. El enorme vitró del techo tiene su escudo central levantado y varios vidrios rotos, la terraza donde se cayó parte del techo está ondulada y en muchos lugares encontramos agua en el piso", había detallado Castello.

Ahora, la ayuda y colaboración de la UNR será clave para hacer resurgir a esta institución, como así también la de todos los socios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario