Día del Amigo

"La unión fue tan intensa como el dolor que ahora todos sentimos por la tragedia"

Claudio Carranza había sido invitado a viajar a Nueva York, pero se quedó en Rosario. Con Carina Valenti cuentan cómo se forjó este grupo.

Domingo 05 de Noviembre de 2017

"En segundo año organizamos el primer campamento. El papá de Ariel (Erlij) nos cargó a todos en una camioneta y nos llevó a Andino. Acampamos solos. Nos cocinamos entre nosotros. Estos vínculos fortalecen una amistad que fue madurando". Con estas palabras, habla con La Capital Claudio Lázaro Carranza uno de los egresados del Poli, de la cuarta división 1987 que hoy llora y siente dolor por los cinco rosarinos asesinados en el atentdo terrorista del martes en Nueva York. Carina Valenti, es una de las seis mujeres del curso. "La unión entre nosotros fue tan intensa como el dolor que ahora sentimos todos", dice la mujer que todavía no encuentra explicación a lo sucedido.

En la charla se entremezclan fotos de todas las épocas. La de 1983, con rostros infantiles del primer año cuarta división. Allí se ven a las chicas de camisa blanca y a los varones con corbata. Risueños, asoman unos "cuernitos" hechos con las manos entre los amigos.

Al otro año, el look es más desfachatado. Porras de pelo enrulado y colorada y corte de cabello estilo "taza". Era el comienzo de la democracia argentina que se reflejaba en caras relajadas y sonrientes.

Ese 1984 marcó el inicio de los primeros viajes juntos. En aquella oportunidad fue la aventura de un campamento en Andino. "Estas son las vivencias que a uno lo van nutriendo, lo hacen maduro", recuerda Carranza.

El arquitecto y docente de carpintería del Poli, vive en la zona rural de Rosario. En el funeral del padre de uno de sus compañeros de secundaria se reencontró con muchos de ellos y hace unos diez años con el grupo con el que creció, hizo travesuras y se graduó.

Reflexivo, padre de un nene de 4 años y una beba de 8 meses, comparte su pensamiento con LaCapital: "La amistad no se logra de un día para el otro. Es un proceso, una construcción. Como el amor de una pareja. Podés tener un feeling inicial, pero se siembra y se cosecha. Cuanto más tiempo, más fuerte va a ser el lazo".

poli nueva york

1986

Entre buzos Diportto y camperas de jean con "corderito", tercer año los muestra entrelazados. Ya no hay posturas rígidas y las caras se acercan para la foto. 1986, en tanto, evidencia un cuarto año con las víctimas de la tragedia de Manhattan todas juntas. Una ironía del destino; más de tres décadas después el grupo estaría pedaleando por una bicisenda donde cinco de sus integrantes encontraron la muerte.

Alejandro Pagnucco, de chomba azul rayada sonrié por encima de Ariel Erlij, sentado en un taburete. Diego Angelini lo abraza desde su costado derecho. Hernán Farruchi aparece con un corte de cabello de galán de los 80, campera de jean abierta y cadenita al cuello, al lado de un Hernán Mendoza de sonrisa amplia y con el gesto de no quedar fuera de la foto escolar.

"Están ahí, y pasaron 30 años. Se convirtieron en padres ejemplares, profesionales, personas generosas, cada uno mostrando valores que hoy en día no abundan", dice Carina para buscar palabras que reflejen el vínculo que había entre ellos. "Es tan fuerte que no se puede clasificar. La amistad que tenían es paralela al dolor que sentimos", expresa.

Mientras un núcleo de ellos abrigaba esa unión al calor de los asados, toda la cuarta división del 87 se reunía cada uno o dos años. "De 36 que éramos en el Poli, venían no menos de 30", afirma la mujer para recordar que las comidas se hacían igual en épocas donde no había WhatsApp, tantos celulares y todo era vía correo electrónico.

Con el dolor a cuestas, Carranza medita sobre la decisión que lo dejó en la Argentina cuando tuvo la chance de ser parte del viaje a Estados Unidos.

"Me invitaron en la última reunión, a principios de marzo, perodecliné porque estoy muy complicado con mis hijos", explica Carranza, quien se asume con un rol perimetral al grupo de los ex alumnos que viajaron.

Para Carranza el culto a la amistad, que trae consigo estas historias que terminaron abruptamente, no son otra cosa que un característica de la argentinidad. "Es algo en general, pero se da mucho en esta escuela por tener doble escolaridad, muchas vivencias juntos que te acercan de otra manera a tus compañeros", apunta el docente del Poli.

Testigo de las últimas conversaciones de cara al viaje, Carranza recuerda charlas vinculadas a los trámites para la visa con el objetivo de "rememorar la condición del estudiante egresado. Un «libre» (estampado en las remeras de la última foto en Rosario) que simbolizaba el agradecimiento a las esposas que apoyaron el viaje, para volver a sentirse adolescentes".

Valenti coincide con su compañero de banco. Ella era una de las seis nenas entre 31 varones. "El vínculo ya se veía desde chicos. Ariel (por Erlij) tenía un nivel económico más elevado, pero fue muy generoso, ayudó a pagar los pasajes, siempre solidario. Esos valores en el aula se fueron magnificando al punto de morir juntos", dice con congoja.

La mujer, quien es ya abuela, no cree que haya que cambiar el Día del Amigo (del 20 de julio al 31 de octubre, cuando ocurrió el atentado). "Está más asociado a una tragedia, le haremos un homenaje entre nosotros, pero no me parece que haya que cambiar nada", afirma.

Para el viernes próximo se había reservado una mesa en una chopería de Pellegrini, cercana al Poli, para festejar los 30 años. Carina se aferra las fotos. "Fijate el pizarrón", dice a este diario. La de cuarto año, cuarta división año 86, cuyo cartel sostiene ella. En el fondo se leen los apodos de cada uno: Pitu, Nacho, La Momia, Cope, Picho, Dumbo, Bocón.

En acuerdo con otros allegados de las víctimas que buscan declarar el Día del Amigo un 31 de octubre, Carranza recuerda la Argentina de la democracia en pañales. "En el Poli, en esa época la diferencia de clase o posición económica era muy diferente entre uno y otro. Se podía convivir tranquilamente. Hoy no es tan así. Quien viene de la escuela pública no tiene la misma preparación que de una privada. Entre nosotros, había hijos de verduleros con hijos de familias de buen pasar. Todos en la misma bolsa", detalla.

A la charla se suman más imágenes. La de hombres canosos, sonrientes y difíciles de encontrar entre las caras de púberes de los 80. Salvo por los abrazos que los hermanaron de por vida.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario