La ciudad

La última directora del zoológico quedó eximida de cargos en la Justicia

Los peritos caligráficos determinaron que se falsificó la firma de María Esther Linaro en facturas y expedientes.

Sábado 19 de Agosto de 2017

Veinte años después del cierre del zoológico de Rosario, María Esther Linaro, su última directora, quedó completamente liberada de culpa y cargo después de que la Justicia determinara a través de peritajes caligráficos que su firma fue falsificada en documentos que en su momento habían sido utilizados para acusarla de estafa al Estado por el cobro de dos subsidios estatales.

   "El Tribunal de Cuentas me había acusado de estafa al Estado por recibir presuntamente dos subsidios, pero se demostró que hubo falsificación de facturas y de mi firma", sostuvo Linaro quien, a pesar del tiempo transcurrido, pidió "limpiar su nombre" ya que se comprobó lo que siempre sostuvo: que nunca recibió dos subsidios en paralelo y que —por consecuencia— no existió ningún tipo de estafa al Estado.

   Así quedó determinado el pasado octubre cuando se conoció una pericia caligráfica que demuestra que todas las firmas donde Linaro figuraba como presidenta de la ONG Amigos del Parque en realidad habían sido falsificadas, lo que la exime de la figura de estafa y, por el contrario, la ubica en el lugar de estafada.

   Tras el cierre del zoológico, Linaro encabezó otro proyecto para poder reubicar a parte de los animales que antes estaban en el predio del parque Independencia, para lo cual efectivamente recibió un subsidio municipal para la manutención de esos animales, que pasaron a estar a su cargo bajo la figura de "donación" por parte del gobierno local. Pero, a la par, un grupo de ex guardazoos que habían trabajado con ella armó otra ONG que también gestionó un subsidio municipal, para lo cual utilizó el nombre de Linaro sin su consentimiento, lo que terminó generando el conflicto judicial.

Otra demanda  

"La Municipalidad me inició una causa en 2003 por presunta estafa y yo comencé otra en 2004 cuando me quedó claro que se habían adulterado los expedientes y se había falsificado mi firma para tramitar otro subsidio", explicó.

   "Siento que el tiempo me dio la razón, ahora quedó claro y me puedo sentir tranquila. Quiero agradecer a aquellos que siempre confiaron en mi, como Miguel Zamarini, Darío Maiorana y mi abogada Eduviges Ardigo", agregó Linaro.

Historia

El zoológico que funcionaba en el parque Independencia cerró sus puertas en 1997, lo que originó la necesidad de trasladar casi 900 animales que estaban alojados allí. Linaro se opuso al cierre ya que entendía que no existía otro lugar apto para trasladar a los animales, por lo que propuso transformar la lógica del zoo para que dejara de ser un lugar de entretenimiento y adoptara criterios de respeto a los animales.

   Sin embargo, desde la Municipalidad se decidió avanzar con su cierre, lo que provocó que al poco tiempo se presentara un recurso para conocer el destino de los animales. "Se comprobó que muchos habían muerto, y que a otro grupo lo habían instalado en un lugar improvisado que funcionaba sobre un basural, un horror", recordó Linaro.

   "Desde la Municipalidad me piden que saque a los animales fuera de Rosario y aparece la posibilidad del predio que ahora tenemos. Vamos llevando a los animales y comenzamos a recibir un subsidio", señaló la ex directora, para agregar que al mismo tiempo un grupo de guardazoos que había trabajado con ella armó otra organización y con acuerdo de la Municipalidad comenzó a trabajar cuidando el parque Independencia.

   "Este otro grupo se convirtió en proveedor de la Municipalidad y allí empezó todo este lío, porque se falsificó mi firma", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario