La ciudad

La Secretaría de Control promete inspecciones "durante las 24 horas"

Habrá tareas de concientización para los infractores y prohibición de la venta ambulante en peatonales. Los cuidacoches, en la mira

Sábado 21 de Diciembre de 2019

Carolina Labayru está al frente de una repartición de mucha exposición y sobre la que el propio intendente Pablo Javkin puso su expectativa. La Secretaría de Control para prometer mayor orden en las calles rosarinas y la funcionaria, quien ya estuvo en la administración municipal, comenzó a desplegar los primeros operativos junto a quien prestó servicio en Gendarmería durante 35 años: Rodolfo Gorosito. El lema: "Vamos a controlar todo el tiempo, las 24 horas".

A poco de asumir en sus cargos, Labayru y Gorosito accedieron a dialogar con LaCapital.

El área unificará a la GUM con Control Urbano e Inspección para impedir las "fiestas espontáneas" en los parques públicos, donde se consuma alcohol, actuar sobre la extorsión de cuidacoches, evitar la venta ambulante sobre las peatonales, realizar campañas de concientización vial para automovilistas y sancionar a los infractores, además de retirar de la vía pública a los vendedores sin permiso. "El rosarino es propenso a no cumplir con las ordenanzas", diagnosticaron.

—¿Qué cambios se notarán en la repartición?

—Carolina Labayru: Lo que empezamos a hacer es unificar lo que son las áreas de control de modo de contar con personal más capacitado, que pueda estar distribuido en gran parte del territorio. Vamos a juntar a la Guardia Urbana con Control Urbano e Inspección. Consideramos que al trabajo en equipo hay que aprovecharlo. Son tres reparticiones independientes, pero la gente ve una sola Municipalidad. Creemos que cuando el vecino necesita una intervención, cualquiera de estas tres áreas de control pueda actuar. Y entre las tres lo deberán solucionar (quedarán por afuera Fiscalización de Transporte y la Dirección de Tránsito, que tendrán una tarea específica).

—Rodolfo Gorosito: Estamos trabajando en la unificación, que será buena para los vecinos y para los propios organismos; unir las áreas para desempeñarnos en forma conjunta y dar la imagen de esfuerzo mancomunado hacia afuera. Se trabajará sobre la misma estructura y los inspectores se fusionarán en funciones dentro de los operativos de control.

—¿Cómo tomarán el control de las fiestas que se arman en los parques públicos con música y alcohol?

—Labayru: Hacemos todo un trabajo de inteligencia para prevenirlas. Obviamente no pensamos en impedir el disfrute del espacio público, pero todo en un grado de buena convivencia, respetando normas y sabiendo que hay vecinos que tienen derecho al descanso. No está mal juntarse espontáneamente, pero con la música en volumen adecuado y sin consumo de alcohol. Nadie prohíbe la vía pública que es de todos los rosarinos.

—¿Cómo van a abordar la problemática que se genera con algunos cuidacoches?

—Labayru: No vamos a permitir las actividades ilegales y extorsivas. No puede ser que alguien que quiera dejar su auto en la calle tenga miedo por amenazas de que se lo van a rayar. O, si lo someten a pagar una cantidad de dinero y no accede se lo rompan. No lo vamos a permitir.

Gorosito: Lo importante es que no haya tareas extorsivas o agresivas. Tendremos que tomar las medidas necesarias con la policía para evitarlas.

—Y en relación a la venta ambulante, ¿cómo piensan abordarla?

—Labayru: Somos el área de Control y, como tal, si alguien está desarrollando una actividad en la vía pública debe tener su correspondiente permiso. Y si no lo tiene, no podrá ejercer su tarea.

—¿Y en las peatonales?

—Labayru: No están permitidos los vendedores ambulantes. Con la presencia de la GUM, enuestra idea es seguir patrullando las peatonales para impedir la comercialización de este tipo.

—¿Qué pasará con las ferias a cielo abierto, donde se ha encontrado mercadería de dudosa procedencia?

—Labayru: Sabemos el contexto económico de mucha gente. Y trabajaremos en forma conjunta con la Secretaría de Desarrollo Social para intentar ver la procedencia de los productos que están vendiendo en busca de un formato de habilitación o legalidad. Hay que analizar todo el contexto y articular con otras áreas.

—Al asumir, Javkin dijo: "Sueño con una Rosario donde los autos frenen para dejar pasar un cochecito de bebé o a un abuelo". ¿Cómo se notará el cambio?

—Labayru: Desde Control, a través de la sanción al infractor, y tendremos un área de educación vial en busca de que la gente respete las normas y respete a las personas. Vamos por el respeto.

—En una sociedad que tiende a la anomia...

—Labayru: Muchos rosarinos que han viajado al exterior no tiran un papel al piso y acá sí lo hacen. En otros lugares, las sanciones son fuertes. Vamos a reforzar los controles en todo lo que se pueda.

—¿Cómo encontraron la fiscalización de motos?

—Labayru: Vamos a poner énfasis en que haya un verdadero control y en toda la ciudad. Los vecinos reclaman desde distintos sectores.

—¿Cuál es el diagnóstico de Pichincha?

—Labayru: Tenemos una ordenanza que regula mesas y sillas, y hay un espacio para la circulación en forma correcta.

—Gorosito, ¿cómo define al ciudadano rosarino en materia de cumplimiento?

—Son muy propensos a no cumplir las ordenanzas, pero con esta política de unificar las fuerzas de control vamos a tratar de cambiar esta idea.

—¿Qué le pueden prometer al habitante de la ciudad?

—Labayru: Lograr un ámbito de respeto y convivencia; queremos que las calles sean seguras. Vamos a controlar todo el tiempo. Control, control y más control.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario