La ciudad

La saga de crímenes obligó a Lifschitz a suspender la agenda

Se reunió ayer con gran parte de su gabinete, funcionarios y fiscales para articular medidas que aplaquen la creciente ola de violencia.

Miércoles 18 de Abril de 2018

El gobernador Miguel Lifschitz suspendió ayer su agenda oficial para mantener diferentes reuniones de trabajo con los equipos de seguridad de la provincia, encabezados por el ministro del área, Maximiliano Pullaro, debido a los diferentes hechos de violencia registrados en las últimas horas en Rosario y sus alrededores.

En los encuentros, llevados a cabo lo largo de todo el día en la sede de Gobierno en Rosario, se decidieron implantar acciones para mejorar la seguridad y frenar el rebrote de violencia.

Las autoridades mencionaron que el aumento de ajustes de cuentas y hechos mafiosos coincidieron con el inicio y la terminación del juicio a la banda "Los Monos", y acordaron seguir abocados al monitoreo de la situación, y tomar la medidas necesarias para aplacar el crecimiento de los índices de homicidios.

Además, se acordó una serie de acciones a partir del trabajo policial y la articulación con fiscales, y volvieron a reclamar a la justicia federal mayor celeridad para esclarecer las causas de narcotráfico.

De los múltiples encuentros participaron, entre otros, los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías; de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, y de Desarrollo Social, Jorge Alvarez; el diputado provincial, Rubén Galassi; los secretarios de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni; de Desarrollo Territorial, Jorge Elder; de Seguridad Pública, Omar Pereyra, y los subsecretarios de Asuntos Registrales, Matías Figueroa Escauriza, y de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli.

Los encuentros llegaron el día posterior al triple crimen que conmocionó a Granadero Baigorria y horas después de un homicidio en Roldán que terminó con un levantamiento vecinal intentando hacer justicia por mano propia. Los vecinos estaban tan enardecidos que incendiaron el vehículo del presunto autor y pretendieron hacer lo mismo con la vivienda. Para calmar la turba, fue necesaria la presencia de la policía, que los dispersó utilizando balas de goma (ver sección Policiales, página 30).

En relación al triple crimen, impresiona la saña con la que actuaron los sicarios, que directamente rociaron a balazos a las víctimas. Ayer, los investigadores no tenían pistas firmes para dar con los mismos (ver sección Policiales, página 31).

En el lugar de la ejecución se efectuaron casi 30 disparos y se utilizaron al menos dos armas calibre nueve milímetros.

Sobre fines de abril, otro triple crimen, en este caso en el convulsionado barrio Tablada, en la zona sur, había conmocionado en este caso a los rosarinos.

Allí un hombre ingresó en una vivienda de Colón al 3800 y ejecutó a sus moradores. Los pesquisas siguen la pista narco detrás de estas muertes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario