La ciudad

La renovación de las chapas de taxi volvió a naufragar en el Concejo

Son unas 500 licencias cuya vigencia vence en noviembre. Presentaron varios proyectos para su continuidad, pero ninguno llegó al recinto

Viernes 22 de Septiembre de 2017

La discusión en torno a la renovación de 465 licencias de taxis quedó ayer nuevamente empantanada en el Concejo Municipal. La comisión de Servicios Públicos no logró un proyecto que aglutinara los reclamos de los taxistas, junto a las posturas del oficialismo y la oposición, en torno a esta problemática. Dos temas trabaron el debate: la antigüedad de los coches y el pago de un canon dentro de diez años.

Fueron tres intentos, todos fallidos. Conclusión: los despachos en danza no pudieron pasar el filtro de Servicios Públicos y llegar al recinto, en medio de un ambiente signado por el comienzo de la campaña electoral de cara al 22 de octubre.

El encuentro de la comisión fue ampliado a otros miembros del Palacio Vasallo y contó con la participación, además, de la titular del Ente de la Movilidad, Mónica Alvarado, quien acudió para exponer en relación al listado de nombres de titulares de chapas y automotores vinculados a la prórroga de las licencias que deberían renovarse a partir de noviembre por un plazo de 10 años.

Por el momento, se discute el carácter de "transferibles hasta la finalización del contrato previa cancelación del pago de un canon de 130.000 pesos financiables en 48 cuotas sin interés en débito directo".

Además, se contemplan dos turnos de trabajo de 8 horas cada uno; y se fija la caducidad de la prestación para casos de multas graves (15 juzgadas y condenadas), quedando imposibilitados los titulares de prestar el servicio.

Además, se indicó que un 72 por ciento de las licencias actuales podrían ser renovables, y adjudicar por sorteo el remanente entre peones de taxis, conductores designados y personas jurídicas.

Un aspecto sobre el que hubo consenso fue aceptar la transferencia de las licencias y no a ir a un acuerdo de perpetuidad (como ocurre con la ordenanza que regula las chapas otorgadas en la década del 80).

No obstante, cuando todo parecía estar muy cerca del acuerdo para votarlo ayer en el recinto (incluso existió un borrador consensuado de la mayoría del arco opositor), la letra fina de la futura normativa dejó el debate para el lunes.

Por las bancas

A la hora de las consideraciones, el edil radical Martín Rosúa pidió no legislar sobre el conductor y "no estrangular económicamente al 12 por ciento o 14 por ciento de los adjudicatarios para mejorar el sistema general".

A su turno, la macrista Renata Ghilotti cuestionó la exigencia estricta a los titulares de estas licencias con exclusión del resto de los prestatarios del servicio público.

María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular, dijo que quienes ofrezcan el mejor coche para prestar el servicio paguen un canon inferior.

Mientras tanto, el justicialista Eduardo Toniolli fue optimista: "No estamos tan lejos; de la semana que viene no pasa", sostuvo al remarcar la necesidad de actualizar toda la flota de este servicio público concesionado.

Por la izquierda, Celeste Lepratti solicitó paridad de género e inclusión de discapacitados en el remanente de licencias.

Por el oficialismo, Verónica Irizar realizó una contrapropuesta. La socialista planteó excluir el pago del canon cuando, a los diez años, los beneficiarios renueven la licencia. A su vez, indicó que, al momento de la renovación, la antigüedad de los coches sea menor a los 5 años. También a favor de los titulares, Irizar mencionó que el pago de aportes tributarios abonables en la actual renovación por 10 años, pueda realizarse en un plazo de 48 cuotas.

Las deliberaciones entre los ediles tuvieron tres intentos fallidos. La antigüedad de la flota y el canon, en debate

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario