La ciudad

La reducción de daños ya se instaló en las fiestas electrónicas

En el festival de la costanera norte de hoy habrá stands con información detallada sobre drogas y contención "para el mal viaje"

Lunes 08 de Julio de 2019

La reducción de daños llegó a las fiestas electrónicas. La información detallada sobre el uso de éxtasis, cocaína, alcohol y otras drogas (y sobre todo los riesgos de mezclarlas) que antes se distribuía en la puerta de los eventos masivos, ahora se ofrece desde un stand donde también hay agua en cantidad, frutas y golosinas para evitar la sequedad de la boca, se pueden buscar preservativos y acceder a contención psicológica "para el mal viaje". Para la secretaria general de la Asociación de Reducción de Daños de la Argentina (Arda), Silvia Inchaurraga, se trata de "garantizar el derecho a la salud de los usuarios, para evitar problemas mayores".

El programa se llama "Back to Back: nos cuidamos entre todxs" y su objetivo es priorizar la prevención y la reducción de riesgos para generar espacios de diversión más seguros en fiestas electrónicas. Si bien la experiencia no es nueva, sí lo es el hecho de que la impulsen los mismos organizadores de eventos. La fiesta de hoy, en una disco de avenida Colombres 1756, donde actuará Miss Monique, será la primera.

El programa de reducción de daños en fiestas electrónicas de Arda está a punto de cumplir 20 años. Sin embargo, "esta será la primera vez en que los productores de estas fiestas incorporan los stands. No tuvimos que acercarles la propuesta ni pedir permisos", destaca Inchaurraga y advierte que este interés "tiene que ver con la necesidad de cubrir un espacio que el Estado deja vacío, brindar al usuario la información que necesita para un consumo responsable que evite problemas, como las sobredosis".

La secretaria general de Arda apunta que cada vez es más frecuente el policonsumo, la mezcla de distintas sustancias tanto legales como ilegales, y una tendencia a la experimentación. Y esto demanda una intervención pragmática y amigable con los usuarios, diferente de aquella que sólo intenta disuadir al usuario del consumo.

Información, la clave

En los del programa hay psicólogos que pertenecen al Centro de Estudios Avanzados en Drogadependencias y Sida de la Universidad Nacional de Rosario y tienen experiencia en acercarse a los jóvenes, proveerles información y escuchar sus inquietudes.

Los profesionales son los encargados de acercarles también los folletos donde se pueden leer mensajes tan claros como transgresores. Por ejemplo, "las mezclas aumentan los riesgos de sobredosis y accidentes. A veces se reduce o elimina el efecto buscado. Es importante saber qué vas a consumir y a quién le comprás. Y nunca compartas canutos, pipas, jeringas, agujas, algodón, cucharas ni chapitas".

También, se advierte sobre las características de las drogas mas consumidas: alcohol, éxtasis, cocaína, popper, GBH, marihuana, tripa, ketaminas y viagra. "El éxtasis solamente se toma por vía oral y en lugares abiertos. Para evitar deshidratarte, hay que tomar agua cada hora. Mezclar con otras sustancias hace que se mitigue, anule o potencie el efecto", explica.

Respecto al alcohol, advierte que "controlarse no es aguantar, es saber dónde parar y que el consumo excesivo tiene consecuencias físicas en un mediano o largo plazo. No lo mezcles con otras sustancias como pastillas, marihuana o cocaína".

"Si fumas marihuana, recordá que el faso disminuye los reflejos", "no uses viagra para contrarrestar los efectos de impotencia asociados al exceso de alcohol o drogas. Hay riesgos también en la adulteración de las pastillas", "la ketamina tiene un potencial mayor que el éxtasis o el LSD. Hay que ser muy prudentes con la dosis altas", son otras de las recomendaciones.

En los stands también se ofrece agua, fruta y golosinas para evitar la sequedad de la boca y un espacio para descansar o "bajar un cambio", llevarse preservativos o recibir contención para afrontar "un mal viaje".

De lo que se trata, explica Inchaurraga, es de evitar que quien consuma drogas "se exponga al riesgo de combinar sustancias con efectos desconocidos, sin estar advertido de cómo prevenirlos, y reducir de esta manera el daño de sobredosis".

Los profesionales del Ceads comenzaron con esta tarea en el 2000, en fiestas electrónicas masivas como la Evolution, Camel y varias de las desarrolladas en Metropolitano. La iniciativa fue avalada por el Programa Municipal de Sida.

En la ciudad no hay antecedentes de muertes por sobredosis en estas fiestas, los casos más cercanos sucedieron en la localidad de Arroyo Seco, el 1º de enero de 2017.

a todo ritmo. Las fiestas electrónicas son seguidas de cerca por equipos multidisciplinarios de profesionales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario