La ciudad

La recaudación fiscal sentirá los efectos del freno de la actividad

Un informe del Instituto de Análisis Fiscal (Iaraf) señala que la emisión de pesos será la vía casi exclusiva de financiamiento público.

Lunes 23 de Marzo de 2020

La caída de la actividad económica producto de las medidas adoptadas para frenar el coronavirus, tendrá “un impacto directo en la recaudación de impuestos nacionales, provinciales y municipales”, señaló ayer en su último informe el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que se ocupó de destacar el conjunto de acciones que llevó adelante el gobierno.

Frente a esta situación, Iaraf considera clave la “necesidad de coordinar acciones que alivien al sector privado y que a la vez ordenen el financiamiento de la baja de ingresos.

A la hora de realizar un diagnóstico, el informe de Iaraf que conduce Nadin Argañaraz, considera que “las cuentas públicas venían con déficit y este shock las empeorará de manera importante, siendo la vía casi exclusiva de financiamiento la emisión de pesos, más allá de los esfuerzos de reasignación del gasto que se puedan realizar”.

La recaudación va a caer por diversos motivos: menor base imponible por caída de actividad, diferimiento de pagos por cuestiones de liquidez de las empresas y exenciones tributarias transitorias para diversos sectores, señala el informe.

“Lo que sí es clave, es que, garantizando un proceso ordenado y transparente del uso de la emisión de pesos, los tres niveles de gobierno lleven a cabo las acciones más eficaces y eficientes en la lucha contra el coronavirus y la caída de actividad económica que se va a generar”, indica el informe de Iaraf y señala que “evidentemente, los efectos dependerán del tiempo que deba prolongarse la paralización de actividades”.

El informe cuantificó el impacto e hizo un paralelismo al tomar como referencia un mes de recaudación de los principales impuestos y de los aportes y contribuciones, que equivalen, señaló a 1,9% del PIB.

“En el escenario posible de prolongación por más tiempo de la parálisis del aparato productivo, los efectos sobre la rentabilidad y liquidez de un amplio abanico de actividades del sector privado de la economía (empleados del sector privado, pequeños comerciantes,

cuentapropistas, profesionales independientes, etc.) pasarán al centro de la escena, dado que seguramente se traducirán en la interrupción de la cadena de pagos y la pérdida tanto de empresas como de empleos”, indica Iaraf y “en esta alternativa, el acompañamiento del Estado al sector privado deberá ser mucho más activa, no pudiendo limitarse solamente al diferimiento o condonación de impuestos, sino que deberá comprender medidas directas de apoyo parcial para el pago de remuneraciones a los empleados y sostenimiento de ingresos a los cuentapropistas”, agrega..

“Evidentemente, la magnitud de recursos necesarios para el logro de este objetivo debería implicar necesariamente la reasignación de recursos del sector público, incluyendo, en el contexto de solidaridad que la crisis impone, la posibilidad de diferir pagos a receptores que pueden sostenerlo”, concluye.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario