La ciudad

La provincia toma posesión de un terreno de barrio Cullen y evita un desalojo masivo

Allí viven 365 familias que crecieron en medio de un extenso juicio que estuvo a un paso de concretarse hace casi dos años

Miércoles 20 de Diciembre de 2017

Las 365 familias que habitan el extremo noroeste de Empalme Graneros están más cerca de lograr una solución a un problema con el cual conviven desde hace más de dos décadas. La provincia tomará hoy la posesión judicial del terreno de 12 hectáreas, alejando definitivamente el fantasma del desalojo.

Con el acto formal que se cumplirá esta mañana se pondrá fin al proceso iniciado cuando se sancionó la ley de acceso justo al hábitat de barrio Cullen. El vecindario, cuyo borde más visible se muestra en avenida Sorrento y Cullen, creció en medio de un extenso juicio de desalojo que estuvo a un paso de concretarse hace casi dos años.

En medio del proceso judicial desarrollado en el Juzgado de Circuito Nº 5, los vecinos ofrecieron en dos oportunidades formar un fideicomiso para comprar en cuotas los lotes que ocupan. Sin embargo, el propietario del predio (una empresa denominada Compañía Santafesina de Tierras) negó sistemáticamente esa opción.

Fue así que en diciembre del año pasado, el gobierno provincial decidió enviar a la Legislatura un proyecto para la expropiación de las 12 manzanas limitadas por avenida Sorrento, Cullen, Schweitzer y el arroyo Ludueña. La propuesta incluía también la subdivisión del suelo en lotes, bajo la forma de un loteo social, la apertura de las calles y la provisión de servicios de agua, desagües y energía eléctrica mediante medidores comunitarios.

Cuestión de números

Una vez aprobada la ley, la provincia pidió la tasación de los terrenos a la junta de evaluaciones; un organismo del que participan representantes de Catastro, el municipio, el sector inmobiliario y el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec).

Sin embargo, la empresa propietaria de los terrenos no aceptó los 28,3 millones de pesos en los que se valuó el predio. Por eso, la provincia recurrió a la Corte Suprema. El máximo representante del Poder Judicial avaló el pedido y, tras depositar el monto indemnizatorio, otorgó al Estado santafesino la posesión judicial de los terrenos.

Para el secretario de Estado de Hábitat, Diego Leone, esto permitirá seguir avanzando con la regularización dominial del barrio. "Es una gran noticia que viene a sumar tranquilidad a las familias y les permite enfocarse en la mejora del barrio y la puesta en valor de sus viviendas", explicó y destacó el trabajo articulado entre la provincia y el municipio, en el marco del Plan Abre, que "ha permitido brindar una solución habitacional a más de 300 familias a partir de un instrumento sin precedentes en materia de hábitat".

El funcionario destacó que "habitualmente los trámites de expropiación son larguísimos" y que si en este caso se pudieron concretar en sólo diez meses "fue por el trabajo de la Subsecretaría de Gestión de Suelos de la provincia y el trabajo coordinado con Catastro y el Registro de la Propiedad".

Lo que viene

La posesión de los terrenos, explicó Leone, permitirá poner en marcha la urbanización del barrio. Si bien la jueza que intervino en el desalojo, Stella Maris Bertune, había autorizado la concreción de obras de emergencia como el mejorado de algunas calles y espacios comunes; ahora se concretarán las obras estructurales.

Entre otras, describió, el entubamiento de un canal natural de desagüe que desemboca en el Ludueña y la apertura de calles como la continuidad de Campbel y Martínez Estrada.

A medida de que se puedan delimitar las manzanas, se avanzará con el loteo de los terrenos.

"Los vecinos van a pagar por sus lotes, siempre existió esa voluntad y ese dinero se invertirá en la mejora del barrio", apuntó Leone y destacó que sobre el primer trimestre del año próximo ya asomarán las principales mejoras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario