La ciudad

La provincia devolverá a Rosario 80 millones por la coparticipación

El gobernador Hermes Binner prometió ayer que pagará la deuda de unos 80 millones de pesos que el gobierno provincial mantenía con la Municipalidad en concepto de coparticipación. “Estamos estudiando que se reglamente la forma de recomponer el ingreso a los municipios, a partir de cumplir con las demandas que son necesarias.

Sábado 16 de Febrero de 2008

El gobernador Hermes Binner prometió ayer que pagará la deuda de unos 80 millones de pesos que el gobierno provincial mantenía con la Municipalidad en concepto de coparticipación. “Estamos estudiando que se reglamente la forma de recomponer el ingreso a los municipios, a partir de cumplir con las demandas que son necesarias. Vamos a devolver el dinero que corresponde a Rosario”, afirmó ayer el mandatario santafesino. Una declaración que fue calificada por el intendente Miguel Lifschitz como “una clara definición política de Binner y una ratificación de esta gestión de darle lugar a lo que le corresponde legítimamente a los municipios”.
  Además, tanto el secretario de gobierno, Horacio Ghirardi, como el secretario de Hacienda, Gustavo Asegurado, confirmaron que los equipos técnicos de ambas esferas del Estado ya están trabajando desde hace semanas para ajustar la manera en que se liquidarán los fondos públicos.
  Ayer, y en el marco de la reunión del nodo regional Rosario (que contó con la participación de intendentes de toda el área), Binner se pronunció en relación al reclamo administrativo que durante los gobiernos justicialistas inició el municipio rosarino.
  “Estamos estudiando una serie de situaciones que se han vivido a partir de la convertibilidad: la entrega irracional que hizo el gobierno de Santa Fe en materia de coparticipaciones y que luego enjugó el déficit de los municipios. Creo que es una situación absolutamente injusta que perjudicó enormemente al pueblo de Santa Fe”, se explayó Binner ante una consulta por la deuda histórica de coparticipación. Es más, el titular de la Casa Gris reconoció que “se está estudiando la forma de recomponer el ingreso”, al prometer: “Vamos a devolver el dinero que corresponde a Rosario”.
  El anuncio puso exultante a Lifschitz. “Es un tema que se venía conversando desde hace dos años cuando formalizamos la demanda, de modo que Hermes está al tanto. Ahora habrá que esperar los pasos técnicos y administrativos necesarios como para que se haga efectivo, pero confirma nuestra posición histórica y Binner dio una primera definición política”, ahondó el jefe municipal.
  Ghirardi, indicó que desde la Intendencia “ya se venía siguiendo el expediente administrativo en coordinación con Hacienda. Semanalmente se están realizando reuniones de ajuste entre nuestros equipos”, para luego considerar “que se debe hacer un análisis minucioso de cómo impactará a nivel presupuestario”.
  Trascartón, Asegurado le puso números al antiguo planteo que produjo fuertes chispazos entre el socialismo y el justicialismo durante años. “La demanda a valores históricos ronda los 80 millones de pesos”, precisó quien maneja los números del Ejecutivo. De igual modo, el secretario de Hacienda aclaró que “no se pondrá al gobierno provincial en una situacion imperiosa de pago, por lo que se podrá acordar la forma de liquidación”.

Sintonía. Ya existe una sintonía en materia de recomposición de recursos que confirma que Rosario y Santa Fe van para el mismo lado. Durante 2008, desde la Casa Gris se dejarán de descontar los importes del Fondo de Financiamiento Educativo (que durante la gestión anterior se restaban a los municipios) y la liquidación del ciento por ciento de Ingresos Brutos. “Son unos 12 millones de pesos anuales extra que se comenzarán a percibir en las arcas locales”, apuntó Asegurado.

Alivio. En relación al monto de la deuda de coparticipación, Lifschitz consideró que resultará un “alivio” para el presupuesto municipal, al aclarar que se trata de “una partida por única vez que habrá que ver cómo se instrumenta, pero no será en forma inmediata ni en su totalidad”.
  “¿Cree que habrá que involucrar a la Nación para conseguir estas partidas?”, le preguntó La Capital. “Este es un tema entre provincia y municipio. Si bien fueron recursos que vinieron desde el gobierno nacional a la provincia, se hizo una interpretación equivocada y por ende la retención fue inequitativa y nosotros la cuestionamos con este reclamo administrativo (que no llegó a la Justicia)”, indicó el intendente.
  Sobre el pronunciamiento de Binner, Lifschitz consideró que “ratifica una posición política de darle el lugar que le corresponde a Rosario y al resto de los municipios sin discriminación a intendentes y presidentes de comunas y como una política de Estado”. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario