La ciudad

La presidenta firma la adjudicación del tren rápido hasta Buenos Aires

El tren rápido que unirá los tres principales aglomerados urbanos del país dará hoy su primeros pasos y el escenario será la Casa de Gobierno. Allí, a partir de las 17, se desarrollará el acto donde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmará junto con el ministro de Transporte de Francia, Dominique Bussereau, el decreto de adjudicación de las obras...

Miércoles 16 de Enero de 2008

El tren rápido que unirá los tres principales aglomerados urbanos del país dará hoy su primeros pasos y el escenario será la Casa de Gobierno. Allí, a partir de las 17, se desarrollará el acto donde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmará junto con el ministro de Transporte de Francia, Dominique Bussereau, el decreto de adjudicación de las obras del tren de alta velocidad Buenos Aires-Rosario-Córdoba a favor de la empresa francesa Alstom.
  Claro que a las autoridades nacionales y al ministro francés, se sumarán los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, y de Córdoba, Juan Schiaretti, además del intendente Miguel Lifschitz, quien irá acompañado del secretario General del municipio, José León Garibay.
  Alstom está al frente del consorcio francés Veloxia, integrado por el español Isolux y las argentinas Iecsa (de Socma) y Emepa.
  El contrato, que se firmará antes de que transcurran los próximos 30 días, está estimado en alrededor de 1.300 millones de dólares y el plazo para la construcción de las obras es de entre 30 y 36 meses. Aunque ayer, desde la Secretaría de Transporte de la Nación, indicaron que no se darían “precisiones” hasta tanto no se firme hoy la adjudicación.

La importancia. Saldada la polémica de los últimos días con el ministro de Obras Públicas de la provincia, Hugo Storero, sobre la “prioridad” del proyecto, el intendente volvió a asegurar ayer que “se trata de una obra clave porque implica tres impactos importantes; uno es la posibilidad de una vinculación rápida y segura con la Capital Federal, lo que a su vez abre posibilidades de desarrollo económico. Además, dará oportunidades a las empresas ferroviarias de comenzar a proveer insumos modernos. Y a eso se suma el impacto urbanístico” (ver aparte).
     Por su parte, el jefe del bloque de diputados nacionales, Agustín Rossi, opinó que “la ciudad reclamaba una nueva vía de comunicación con Buenos Aires, y el hecho de que este corredor haya sido elegido como el primero para el tren rápido tiene que ser un motivo de orgullo”.

Obras y plazos. El decreto de adjudicación que se firmará hoy incluye las obras de electrificación integral, proyecto civil, infraestructura de vías, señalamiento y comunicaciones, y provisión de material rodante para el servicio ferroviario de alta velocidad en el corredor ferroviario Buenos Aires, Rosario, Córdoba.
  Sin embargo el proyecto se desarrollará en dos tramos. El primero, entre Buenos Aires y Rosario, para el cual se prevé la utilización de unidades que pueden llegar a velocidades de entre 250 y 300 kilómetros por hora sobre doble vía y así lograr que el viaje se extienda sólo por una hora y media.
  Mientras tanto, la segunda etapa, entre Rosario y Córdoba, está planteada sobre una vía sencilla, ya sea utilizando las mismas unidades que en tramo anterior, o bien con trenes de tracción diésel que alcanzan una velocidad de 160 kilómetros por hora.
  Lo cierto es que a partir de hoy, con la firma del decreto de adjudicación empiezan a correr los plazos estipulados en la licitación. Y de acuerdo a lo que detallaron fuentes de la Secretaría de Transporte de la Nación, el contrato con el consorcio francés debería ser firmado en los próximos 30 días.
  La ejecución del proyecto se dividirá en cuatro grandes partes: la realización de las obras civiles, las obras de infraestructura, la señalización, y la provisión de locomotoras y coches. Pero el primer paso, según indicó Lifschitz, “es la elaboración del proyecto ejecutivo para el cual la firma tiene cerca de un año”. El intendente detalló que, de acuerdo a la información del gobierno nacional, el nuevo ramal “llevará por lo menos tres años”, es decir los 36 meses estipulados en los pliegos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario