La ciudad

La presidenta estará más cerca de los rosarinos el Día de la Bandera

Adelantarán el palco varios metros para garantizar un contacto directo con los ciudadanos. El acto del 20 de junio ya potencia las expectativas en tiempo de definiciones políticas.

Miércoles 15 de Junio de 2011

Funcionarios nacionales y municipales definieron ayer las características del acto central por el Día de la Bandera del lunes próximo. El cronograma, sujeto a modificaciones de última hora por parte de la Casa Rosada, prevé que la presidenta Cristina Fernández llegue a Rosario antes de las 12.30 (desde el sur del país) para encabezar un desfile cívico-militar que durará, según los organizadores, hasta las 15. La cita frente al Monumento, que potenciará las expectativas en días de definiciones políticas, deparará una novedad: la ubicación del palco oficial varios metros más adelante de lo habitual, como sugirió Balcarce 50 para garantizar el contacto directo de la jefa del Estado con los ciudadanos.

La presidenta llegará antes de las 12.30 al aeropuerto internacional Islas Malvinas, donde la recibirá el gobernador Hermes Binner. De inmediato, ambos abordarán un helicóptero que los depositará en la base de Prefectura, junto al río Paraná. Tras el saludo de bienvenida del intendente Miguel Lifschitz, las autoridades ascenderán a las combis que las transportarán hasta el palco.

Al Himno Nacional les seguirán los discursos del intendente, el gobernador y la presidenta. Luego comenzará el desfile cívico-militar, reducido en efectivos de las fuerzas de seguridad a pedido, también, de la Rosada. El paso de la bandera más larga del mundo, iniciativa del proyecto Alta en el Cielo, marcará el final.

El palco, en tanto, estará ubicado sobre la avenida Belgrano y no en el predio del Parque Nacional a la Bandera. A las autoridades y el público, en función de la nueva disposición, sólo los separará la traza (por donde pasará el desfile), mientras que la prensa se ubicará en los laterales de la estructura.

Pese a que para el lunes se espera una temperatura mínima de 3º, en la Municipalidad aventuraron ayer la posible presencia de 50.000 personas al pie y en los alrededores del Monumento.

El fin de semana largo parece garantizar la participación de turistas en el acto. Aunque habrá que corroborar si éstos terminan siendo mayoría en función de la cantidad de rosarinos que capitalice con viajes los tres días de receso ininterrumpido.

A modo de bonus, el acto tendrá una fuerte carga política alimentada, por un lado, por la inminente puja en las urnas por el Sillón de Rivadavia. Y muchos aguardarán un guiño de Cristina a su reelección por la proximidad de la fecha tope (24 de junio) para la presentación de fórmulas presidenciales. Junto a ella estará Binner, ya lanzado a la disputa electoral por sucederla.

Por el otro, también compartirán palco el ministro de Gobierno provincial, Antonio Bonfatti, y el jefe de la bancada de diputados nacionales kirchneristas, Agustín Rossi, ambos postulantes a la Casa Gris en los comicios del 24 de julio.

Si bien se baraja el desembarco de gobernadores alineados con el oficialismo, esperanzados de un anuncio de reelección presidencial, las invitaciones cursadas por la Municipalidad y la provincia no los contempla.

De todos modos, en el Palacio de los Leones admitieron a La Capital su posible inserción en la comitiva nacional.

El sábado se develará la lista de funcionarios que arribarán a la ciudad con la jefa del Estado. Ese mismo día pisará suelo rosarino la avanzada de Protocolo y Ceremonial de la Nación, que incluye la seguridad presidencial. La previa a un 20 de junio que promete marcar diferencias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario