La ciudad

La Plataforma Lavardén abrió sus puertas y ofrece un nuevo concepto de centro cultural

El gobernador Bonfatti se mostró entusiasmado en la inauguración del nuevo espacio en la esquina de Mendoza y Samiento. Ya se puede participar de los talleres, proyecciones, música y teatro, además del juego y el descanso en un lugar renovado.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

El gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y la ministra de Innovación y Cultura, Chiqui González, abrieron formalmente la Plataforma Lavardén, la renovada sala multiespacios con la que cuenta la ciudad a partir de hoy.

El gobernador santafesino se mostró entusiasmado en la inauguración y enumeró que "hay espacios para disfraces, para aprender tango, folclore, la terraza, el minicentro, hay también espacio para jugar al ping-pong, a las bochas, obras de teatro".

Bonfatti rescató los trabajos de reacondicionamiento de la sala, en todo lo concerniente a mampostería, subsuelo, calefacción, y hasta los ascensores, "hoy está todo funcionando y recordemos que es un edificio de 1927. Fue paso a paso pero siempre avanzando", dijo el socialista antes de meterse en cuestiones más políticas inherentes a su investidura.

Por su parte, Chiqui González se extendió más en la explicación del concepto de funcionamiento del nuevo espacio en Mendoza y Sarmiento. Y desmenuzó la cantidad de actividades que la flamante Plataforma Lavardén planea albergar.

El Centro Cultural Lavardén, de Sarmiento y Mendoza, se transformó y desde hoy todos los ciudadanos pueden participar de un nuevo complejo público cultural, con una puesta integral que dará vida a cada uno de los rincones, desde los subsuelos, a la azotea, pasando por el teatro.

El proyecto Plataforma Lavardén fue llevado a cabo íntegramente por el gobierno provincial junto al equipo del Ministerio de Innovación y Cultura, en un profundo trabajo de recuperación de los subsuelos, solucionando problemas de filtraciones, humedad, grietas y problemas estructurales.

Los más de cincuenta ámbitos que se encuentran en los seis niveles tuvieron mejoras en sus pisos, techos, paredes, aberturas, y fueron acondicionados y equipados para realizar allí variada cantidad de actividades y expresiones culturales.

Por otro lado fueron arreglados los ascensores, la caldera central, los baños. Asimismo se modificó el ingreso por calle Mendoza como parte del Programa de Accesibilidad Universal con equipamiento tecnológico de excelencia.

Proyecciones, bailarines, música, talleres en vivo, clowns, historietas, se unirán a los espacios del encuentro, el juego y el descanso. Tras los roperos un mundo mágico por descubrir dice que todo es posible: una pequeña calesita, un club de barrio para jugar a la bochas, un gigantesco rompecabezas, bellos vestuarios y mucho más.

Un lugar para caminar despacio y con mucha atención dentro de un edificio histórico de la ciudad que hoy vuelve a brillar en pleno centro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario