La ciudad

La oposición ganó en el Club Italiano y el nuevo presidente busca recuperar la entidad

Marcelo Castello es el nuevo presidente del club. El edificio de Buenos Aires al 1200 está cerrado desde marzo pasado y fue clausurado por la Municipalidad. Incluso se había denunciado que se pretendía realizar allí un emprendimiento inmobiliario.

Sábado 23 de Noviembre de 2019

Marcelo Castello, candidato por la lista Somos D.A.R.I.N., se convirtió esta tarde en el nuevo presidente del Club Italiano, luego de imponerse por casi el 50 por ciento de los sufragios al oficialista Ever Marincioni, representante de la lista Tricolore Celeste y Blanca.

Fue el resultado de una disputa entre quienes prometieron conservar la sede de calle Buenos Aires al 1200 y los que fueron denunciados por pretender levantar allí un nuevo edificio. Ganó la lista que pretende mantener el antiguo inmueble.

La asistencia fue sorprendente. Casi el 70 por ciento del padrón se presentó para emitir su voto esta tarde, entre las 10 y las 16, en la sede de barrio Alberdi.

“Asistieron casi mil socios y los resultados arrojaron 628 votos a favor de la agrupación Somos D.A.R.I.N, que se opone a la gestión actual, que sacó 364 votos”, explicó el apoderado de esta lista, Franco Tirelli.

“Lo primero que vamos a hacer es tomar posesión del campo de deportes de Alberdi donde las instalaciones están igual que hace 30 años, y una semana después lo haremos en el edificio de Buenos Aires 1252”, expresó Tirelli.

>> Leer más: Denuncian que un lobby con contactos políticos busca destruir el Club Italiano

La nueva dirigencia está urgida por entrar al viejo edificio y observar el estado del inmueble que desde marzo está cerrado y el mes pasado fue clausurado por la Municipalidad. Es que en los días de tormenta se empezaron a caer trozos de mampostería.

Incluso consideran que tal vez en el primer piso, si está en condiciones, se podrían abrir oficinas para que las agrupaciones italianas que no tienen un lugar donde funcionar puedan hacerlo allí.

Semanas atrás, el propio Castello prometió que convocará a una asamblea extraordinaria para reformar el estatuto e introducir la prohibición de disponer de las sedes, es decir que ninguna comisión directiva pueda vender o “tirar abajo ninguno de los dos edificios”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario