La ciudad

La opinión de vecinos y comerciantes de la zona

Viernes 07 de Junio de 2019

"Estuvimos con la calle cerrada muchos meses, se perdieron ventas, porque la gente no pasó, no entró nadie, y de noche era una boca de lobo", destacó Marina desde la panadería de Maipú y Ocampo, uno de los locales afectados, aunque no tanto como el vivero de Maipú al 2400. Desde allí, Daniela, quien desde febrero ocupa el local, dijo: "Los titulares anteriores lo cerraron. Lo desarmaron y se fueron porque directamente no había ventas. El corte de calle influenció muchísimo. La gente no circulaba. Y ahora, para levantarlo hay que mostrarse porque el público no te tiene registrado", comentó entre macetas exhibidas por doquier.

El resto de la cuadra también padece los efectos de las demoras en las obras. Un local tiene un cartel de alquiler.

En Maipú al 1900, Diego atiende la lavandería de la cuadra. "Se cerró la calle en octubre y sumado a que en verano tenemos menos ventas, no venía nadie. No pasaba el colectivo, pero que se entienda que la queja es por la duración, no pueden tardar tanto", consideró.

En la esquina de Pasco y Maipú asoma una agencia de quiniela y quiosco. "¿Caída en las ventas?, un 50 por ciento", respondió Daniel, quien además se quejó por la "mugre" que aún queda en las veredas y la calzada. "Se atrasaron mucho, gran parte de las ventas es por el público ocasional", apuntó.

Oscar está a cargo de la fábrica de muebles de Ituzaingó y Maipú. El hombre sostuvo que hace dos años en una reunión con la intendenta Mónica Fein le preguntaron por el plazo de obra ante el temor de que se extiendan los tiempos. "Y duraron más de lo previsto", afirmó para aclarar que "la obra quedó bien, pero el perjuicio económico fue importante. "Ahora esperamos beneficiarnos de acuerdo a lo esperado", señaló.

En el tramo que va del 1800 de Maipú hacia Pellegrini todavía están instaladas vallas sobre las veredas. Hay cemento fresco, pedazos de piedras y restos de asfalto en la calzada. Los operarios siguen en la zona, y todavía hay un trailer de la contratista.

El entorno sigue complicado en cuanto a la transitabilidad y provoca caos vehicular. Una de las esquinas en donde se dificulta el flujo de coches es la intersección de Laprida y Cerrito, cerrada a la circulación vehicular debido a obras de Aguas Santafesinas SA.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario