La ciudad

La Municipalidad de Rosario quiere triplicar las multas a quienes corran picadas

"Hay que ser más duros para evitar este tipo de infracciones", dijo el secretario de Control y Convivencia, Pablo Seghezzo. El proyecto será presentado por el Frente Progresista.

Sábado 19 de Septiembre de 2015

Luego del megaoperativo contra las picadas clandestinas de autos que se desarrolló en la madrugada de ayer en la costanera norte de la ciudad, que arrojó un saldo de 123 autos secuestrados y 20 detenidos, entre ellos una persona armada, volvió a salir a escena la necesidad de imponer penas más duras por parte municipio. Más allá de la cuestión penal, ya que estas acciones están tipificadas como un delito, el bloque del Frente Progresista presentará el lunes un proyecto de actualización de sanciones, que prácticamente triplicaría la que se aplica actualmente. Así se lo confirmó a este diario el concejal frentista Sebastián Chale.

"Cuando hicimos la actualización de los valores de multas por consumo de alcohol al volante, vimos que algunos valores estaban retrasados, como las que se aplican a quienes corren picadas. Por eso el lunes vamos a ingresar el proyecto. Hoy el mínimo inicial está en 150 unidades fijas, y el máximo en 500. Nosotros proponemos triplicar el mínimo a 450, y pasar el máximo a 600", aseguró Chale.

Y agregó: "En caso de la primera reincidencia, serían 600 unidades fijas, más la inhabilitación para conducir por 6 meses. Y en la segunda reincidencia subiríamos a 750 unidades fijas. Estaríamos prácticamente triplicando los valores".

Vale recordar que la unidad fija tiene el valor de un litro de nafta súper YPF (alrededor de 14 pesos) y se actualiza de acuerdo a esa relación.

En el análisis de este tema, Chale explicó que "generalmente el juez aplica la sanción mínima, que hoy debe estar cerca de 1.800 pesos. Nosotros, cuando hicimos la escala por el tema alcohol. Queremos llevarlo a lo que hoy es la sanción por un gramo de alcohol en la sangre. Sería una falta grave. Y quedaría de 450 a 600 unidades fijas, en los casos iniciales".

Profundizando un poco más en esta problemática, el concejal apuntó que "cuando se transformó la multa en unidad fija, se tocó muy poco el monto y algunos valores quedaron muy bajos. Y la escala no corresponde a una falta muy grave como esta. Para mí, esta es una falta casi más peligrosa que cruzar un semáforo en rojo".

Sobre las tareas de control que se realizan contra las picadas clandestinas, Chale destacó que "sanciones duras y control, van de la mano. Lo de las picadas en la vía pública es absolutamente inadmisible, bajo cualquier contexto y cualquier circunstancia. Por eso el lunes presentaremos el proyecto, a través de la comisión de Gobierno".

Ejemplificadoras. En el mismo sentido, de sanciones más severas, se expresó durante la jornada el secretario de Control y Convivencia Pablo Seghezzo. "Evidentemente hay que ser más duros. Creo que el Estado debe ser un Estado presente, y para eso hay que realizar despliegues importantes. Pero cuando las sanciones no son ejemplificadoras, se desvirtúa mucho el esfuerzo", precisó el funcionario.

Y amplió: "El Estado está, inspecciona, constata y hace las actuaciones correspondientes, pero cuando la sanción no es ejemplificadora, todo empieza a perder sentido. En este tema de las picadas, que ponen en riesgo la vida de terceros, necesitamos claramente sanciones más duras. Está bien que el Concejo lo evalúe".

Mejor control. En este marco, el concejal Rodrigo López Molina admitió que podría estudiarse la chance de establecer castigos económicos más significativos, aunque puso algunos reparos en relación a los operativos de control. "Estoy de acuerdo con rever algún cambio en la legislación y analizar endurecer las penas, pero primero hay que hacer pie en los controles del Estado, para que no se desarrollen picadas en los mismos lugares, de manera frecuente. No se soluciona sólo con más sanciones", expuso el edil del PRO.

"Si las sanciones más duras van de la mano de un control mayor, mejor y más intenso, estamos en un escenario importante, positivo", remarcó López Molina.

Más de 120 autos y 20 detenidos por carreras ilegales en zona norte

Fuerzas federales y provinciales, con apoyo de la Justicia, desplegaron en la madrugada de ayer un megaoperativo contra picadas clandestinas que tuvo lugar en la ribera norte rosarina, y que desembocó en 123 autos secuestrados, 20 detenidos, un arma y un arma blanca. Fue un dispositivo cerrojo que se diagramó para arrinconar a quienes participaban de carreras de autos prohibidas en la vía pública.

El esquema se desplegó durante gran parte de la madrugada de ayer en la zona comprendida por Colombres, entre Puccio y Gurruchaga. Las actuaciones se llevaron adelante por disposición de la Fiscalía Regional 2, con un resultado sin antecedentes: 123 autos en infracción y 20 personas detenidas.

El operativo de control fue encabezado por la fiscal Verónica Caini, con la participación del fiscal Marcelo Vienna para identificar vehículos sustraídos, guarismos adulterados, personas con pedidos de captura, o que portaran armas de fuego.

De esta forma, se interceptaron 16 puntos, en el lugar donde usualmente se desarrollan picadas y se halló un arma de fuego en poder de uno de los demorados, que no acreditó su titularidad.

"Lo que hicimos fue cerrar ingresos, cubrir las salidas, entonces quedaron encerrados los vehículos en la rambla, en la zona conocida como El Serrucho. Eran autos preparados para correr picadas a alta velocidad", destacó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo.

El funcionario recordó que las picadas en la vía pública "constituyen un delito, no es una infracción de tránsito que además pone en riesgo la vida propia y la de terceros. Esto está prohibido en el Código Penal". Del operativo participaron 400 efectivos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS