La ciudad

La Municipalidad regulará por decreto la actividad de los bares culturales

Supone una modificación puntual a la ordenanza de espectáculos públicos, cuya reforma está en trámite en el Palacio Vasallo. La demanda eclosionó tras el cierre temporario del bar Olimpo, en junio pasado.

Martes 02 de Septiembre de 2014

Mientras el Concejo avanza lentamente en la modificación integral de la ordenanza que regula la vida nocturna en la ciudad para llegar a fin de año con una nueva norma, la Municipalidad apuró el trámite por decreto en lo que hace a los bares que tienen "amenización cultural". La idea es que algo más de 30 locales gastronómicos puedan sumar actividades musicales, literarias, de danza, teatro, shows de stand up y otras disciplinas, siempre que anuncien su programación a la Secretaría de Cultura municipal, que las incluirá en su agenda mensual, y respeten al mismo tiempo todos los estándares previstos en la normativa vigente: factor ocupacional, decibeles y prohibición de venta de alcohol a menores, entre otros. Los bares y restaurantes culturales podrán abrir de domingo a jueves hasta la 1 y viernes, sábados y vísperas de feriados hasta las 2.

En rigor, la novedad llega para dar respuesta a una demanda que eclosionó tras el cierre temporario por ruidos molestos del bar Olimpo (Corrientes y Mendoza), en junio pasado.

A partir de esa sanción una veintena de dueños de bares, agrupados en la organización Espacios Culturales Unidos de Rosario, cerraron filas y reclamaron al Concejo y al Ejecutivo que se modificara la ordenanza vigente o se los cubriera con una norma específica para no quedar "en un marco de legalidad difusa".

"Como la intención es dar un marco de regulación a esos locales que ofrecen un espectáculo o una actividad cultural, algo que de hecho promueve la Municipalidad, buscamos esta alternativa que los obliga a presentar su programación artística ante la Secretaría de Cultura, la que una vez aprobada ingresa en su propia agenda mensual", explicó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo.

De hecho, el titular de Cultura, Horacio Ríos, explicó que la medida surgió de una "mesa de consenso" de la que participaron muchos locales que ya venían ofreciendo actividades artísticas: de milonga a danzas folclóricas, de unipersonales a la presentación de pequeñas bandas de rock.

Y como la normativa vigente de espectáculos públicos, que "ha quedado desactualizada", no los contemplaba en su especificidad, siempre se daban zonas grises o de conflicto. Por ejemplo, graficó Ríos: si un bar corría las mesas a determinada hora para que algunas parejas armaran una milonga, hasta ahora podía ser sancionado si caía una inspección que interpretara la existencia de una tergiversación de rubro.

"Por eso, al menos hasta que el Concejo actualice la ordenanza actual, pudimos llegar a un consenso importantísimo entre las secretarías de Cultura, Control y Gobierno, la Cámara Hotelero Gastronómica y los dueños de los locales para que puedan desarrollarse esas actividades en un marco regulado" y sin temer ser blancos de sanción, explicó, aunque aclaró que "una cosa es bailar tango o una chacarera en un bar" y otra, montar de facto un "boliche bailable".

Para que no haya tergiversaciones, se les exigirá el cronograma de actividades mensual. "Por ejemplo, antes del 15 de cada mes deberá estar la programación del mes siguiente en Cultura para que figure en la agenda de la secretaría, lo que a su vez contribuirá a la difusión", explicó Seghezzo.

El funcionario afirmó que "hoy esos bares están mucho más limitados por las diferentes maneras en que han sido inscriptos y que suponen regulaciones también diferentes".

"Se trata de dar una respuesta parcial sin modificar la ordenanza de espectáculos públicos porque eso es potestad del Concejo", sostuvo Seghezzo, aun cuando recordó que esa reforma, todavía en ciernes, es "impulsada" por la Municipalidad. Y "seguramente" la regulación de los bares culturales también será abordada por la normativa que oportunamente apruebe el cuerpo.

"Lo que se busca es promover la actividad cultural y la presentación de artistas locales, pero dentro de lo que son las normas de convivencia", aseguró, lo que implicará que los bares respeten los mismos requisitos que se exigen hoy, como el factor ocupacional o el nivel de decibeles, por ejemplo.

Aun así, recordó que una vez cumplido el horario de amenización cultural (1 ó 2 de la madrugada, según el día) el mismo bar podrá seguir con amenización musical hasta las 4.30, hora tope en la norma vigente.

"Aspiramos, eso sí, a que esos locales tengan a futuro un horario de cierre para marcar un corte entre la actividad nocturna y la diurna, que ayude a desconcentrar la noche rosarina", dijo Seghezzo.

Al Concejo por los cuidacoches

El secretario de Control y Convivencia municipal, Pablo Seghezzo, asistirá mañana al Concejo para aportar al debate sobre la regulación, o no, de la actividad de los cuidacoches. “Para prohibir, regular o crear un registro tenemos que saber si la Municipalidad puede garantizar que cualquiera de las propuestas se cumpla”, dijo el titular de la comisión de Obras Públicas del cuerpo, Héctor Cavallero (PPS), autor de la convocatoria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario