La ciudad

La Municipalidad le quiere cambiar la cara a unos 50 lotes sobre calle San Juan

La Municipalidad aspira a cambiarle la cara al menos a cincuenta lotes que están sobre calle San Juan, entre Entre Ríos y Maipú. En ese segmento proliferan viejas casonas que, una vez que...

Jueves 06 de Junio de 2013

La Municipalidad aspira a cambiarle la cara al menos a cincuenta lotes que están sobre calle San Juan, entre Entre Ríos y Maipú. En ese segmento proliferan viejas casonas que, una vez que sus dueños quieran sustituir la edificación, deberán adaptarse a lo que rige el nuevo plan para el sector. La idea es que en esa arteria, que quedará convertida en corredor urbano, se pueda edificar hasta 30 metros y revalorizar una zona que hoy dista bastante de tener el esplendor que supo esbozar en los inicios del siglo pasado.

Se trata del Plan Especial Calle San Juan que el Ejecutivo envió al Concejo para su tratamiento y que además de renovar esa histórica calle, cambia indicadores urbanísticos para las ocho manzanas involucradas. Si tal como está previsto los ediles aprueban hoy las normas para el último de los cordones perimetrales, la remodelación anunciada pasaría entonces a ocupar la agenda de la comisión de Planeamiento del Palacio Vasallo.

Fue esta comisión la que ayer escuchó de primera mano el proyecto del Ejecutivo, por parte del titular de Planeamiento de la Municipalidad, Pablo Barese. El funcionario explicó que el proyecto regula límites, condiciones edilicias y usos del suelo en las manzanas comprendidas entre San Luis, Maipú, Mendoza y Entre Ríos. La iniciativa incluye aspectos estéticos y operativos en las plazas Montenegro y Sarmiento, a modo de límites del nuevo paseo céntrico que se quiere lograr.

Según Barese, durante el 2012 se priorizó la revisión integral del Código Urbano de toda la ciudad, una vez concluida esa tarea, la Municipalidad ahora encara el análisis de las situaciones particulares como planes especiales o de detalle que han quedado postergados o diferidos en el tiempo. Dentro de esa estrategia y dada las demandas que había al respecto, la prioridad fue para renovar calle San Juan en uno de los tramos más visibles del microcentro.

Así cobró actualidad el proyecto normativo que regula la actividad privada, en el que tampoco estará ausente el Estado local a través de la obra pública, alentando el proceso de transformación (ver aparte).

"Es un área urbana antigua que necesita una gran transformación, porque tiene inmuebles de muchos años que han sido poco modificados y comercios que podrían estar en mejores condiciones, por eso es importante promover una normativa específica para las ocho manzanas entre las plazas Montenegro y Sarmiento", explicó la concejala por el socialismo Viviana Foresi.

A fin de potenciar estos cambios, la calle San Juan se convierte en corredor urbano. Este nuevo marco permite alturas de 30 metros o hasta 54, "si las dimensiones de los lotes permiten un convenio especial", detalló Foresi. Y dijo que para estimular estas construcciones habrá una reducción en la compensación que se paga por estas edificaciones.

El Plan Especial se irá convirtiendo en realidad a medida que los actuales inmuebles decidan sustituir su edificación. "Quienes pidan permiso de obra, deberán adecuarse a las nuevas condiciones como, por ejemplo, el retiro para tener veredas más anchas", aseguró la edila.

La ordenanza del Ejecutivo llegó al Concejo el pasado mes de marzo, cuando la intendenta Mónica Fein anunció el Plan Especial Calle San Juan. "En este tiempo fuimos avanzando con el tratamiento de los cordones perimetrales para dar por concluido el Código Urbano, ahora estamos en condiciones de abocarnos a este tema", adelantó la concejala.

Iniciativa. "Por fin empezamos a discutir el área de reserva de calle San Juan, yo había presentado un proyecto en el 2010 que no se trató y al Ejecutivo le llevó cinco años presentar el suyo", dijo el concejal por el radicalismo, Jorge Boasso, para fijar el marco cronológico del tema.

Y coincidió en que esta zona del de la ciudad necesita indicadores para modificar su perfil, que quedó retrasado con respecto al tono general del microcentro.

Además, dijo que el tema analizado ayer incluye el llamado proyecto de articulación, que tiene como objetivo permitir el aprovechamiento aéreo de los terrenos lindantes a inmuebles protegidos. "Los proyectos tienen coincidencias", aseguró Boasso y dijo que la comisión que preside trabajó y "muy bien" en proyectos de fuste relacionados con el Código Urbano de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario