La ciudad

La Municipalidad evalúa sumar la tasa de inmuebles al reajuste fiscal

Mientras los rosarinos procuran asimilar el aumento de tributos contemplado en el mensaje del presupuesto 2008 que el Palacio de los Leones acaba de enviar al Concejo Municipal, el intendente Miguel Lifschitz reconoció ayer que se está trabajando en un revalúo de propiedades, una alternativa más diplomática para retocar la tasa general de inmuebles (TGI) sin incrementar su alícuota.

Sábado 22 de Diciembre de 2007

Mientras los rosarinos procuran asimilar el aumento de tributos contemplado en el mensaje del presupuesto 2008 que el Palacio de los Leones acaba de enviar al Concejo Municipal, el intendente Miguel Lifschitz reconoció ayer que se está trabajando en un revalúo de propiedades, una alternativa más diplomática para retocar la tasa general de inmuebles (TGI) sin incrementar su alícuota.

Por lo pronto, la modalidad de los cambios en los valores de las propiedades es una incógnita, si se tiene en cuenta que la composición de la tasa incluye entre sus variables el costo del terreno y de lo edificado encima.

"Cuando esté listo se anunciará. Es un trabajo muy grande que llevará varios meses", reconoció a La Capital una alta fuente municipal acerca del proceso de análisis de eventuales modificaciones a la TGI, ya en marcha.

 

Bajo la lupa. Previamente, el propio Lifschitz había admitido desde la Capital Federal, donde asistió al lanzamiento del programa de uso racional de la energía eléctrica que lanzó la presidenta Cristina Kirchner, que su gestión venía trabajando sobre el revalúo.

Aunque el intendente no abundó en detalles: "Venimos trabajando sobre eso, pero todavía no está concluido porque es bastante complejo desde el punto de vista técnico".

"Si bien no hay fechas establecidas, seguramente lo discutiremos el año próximo", afirmó a LT8.

Lifschitz corrió el velo respecto de la suerte de la TGI al tiempo que los concejales opositores se unían en el rechazo al anunciado reajuste en los impuestos (cementerios, licencia de conductor y traslado de vehículos al corralón, entre otras) y el Derecho de Registro e Inspección (Drei).

Pero, en rigor, el preanuncio se dio durante su reciente gira por China y Corea.

En ese marco el intendente había descartado un hipotético revalúo de las propiedades para lo que restaba de 2007, aunque terminó instalando la necesidad de un estudio en esa línea.

  En un contexto inflacionario, la prioridad de los hombres de la rosa roja es mantener las tasas a valores razonables, motivo por el cual Lifschitz calificó los polémicos retoques como una "actualización lógica de valores".

 

Antecedentes. A fines de 2005 la Municipalidad había aumentado la TGI, pero echando mano a la alícuota (que en algunas zonas de la ciudad superó el 50 por ciento) y apelando a una rezonificación de propiedades.

Por entonces el Concejo aprobó el aumento de la tasa con la inclusión de una cláusula de ajuste.

Incluso días atrás la Intendencia había anunciado que la TGI estrenará boleta y modalidad de pago en enero próximo.

Las novedades contemplan un diseño distinto y un solo vencimiento con cálculo automático de intereses para abonar fuera de término.

Al cierre de un año agitado, y en el umbral de otro que anticipa efervescencia, todo indica que a la administración de Lifschitz le llegó la hora de buscar mayores ingresos. Y la canilla clave a abrir es, justamente, la TGI. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario