La ciudad

La mamá del chico quemado contó que "cuando tocó el cable, salió una llamarada"

Sabrina Olivero describió la situación en la que su hijo de 5 años resultó con quemaduras de grado B cuando jugaba en una pared de Pellegrini al 1200 donde había una caja de la EPE sin tapa.

Martes 30 de Septiembre de 2014

La mamá de Mateo, Sabrina Olivero, contó como fue el incidente en el que su hijo de 5 años resultó con graves quemaduras cuando explotó una instalación eléctrica de la EPE en la puerta de un domicilio en Pellegrini al 1200.  Se encuentra internado en terapia intensiva en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela con quemaduras de grado B.
 
En diálogo con el programa "Todos en La Ocho", Olivero describió que anoche se encontraba con su familia celebrando un cumpleaños cuando "en un momento estábamos afuera fumando, los chicos estaban jugando con los autitos en la pared, y pasó esto con Mateo".
 
"No puedo decir si lo tocó o lo agarró con la mano, debe haber rozado porque si hubiese agarrado el cable hubiera quedado más herido, después nos dimos cuenta que no tenía la tapa que tenía que tener", detalló.
 
"Cuando Mateo tocó el cable se hizo la explosión, salió una llamarada de fuego que lo quemó, lo pateó y quedó en el piso, la mano es lo más grave que es donde le dio la corriente", explicó.
 
El pequeño fue socorrido por sus familiares y trasladado por una ambulancia al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde se encuentra internado en terapia intensiva y se evalúa su estado para una posterior cirugía reparadora.
 
"Mateo está bien, tiene la cara y el bracito muy quemado, hablé con el cirujano y me dijo que van a trasladarlo a otra sala, van a limpiarle la zona y evaluar la gravedad de lo que tiene, están esperando pasen un poco las horas", dijo. 
 
"Tiene los ojitos hinchados, no tiene cejas, ni pestañas, no tiene pelo, la cara pelada, hasta que no lo limpien no van a saber si tiene algo en los ojos, y preocupa también las vías respiratorias por lo que aspiró, es lo que están averiguando. Gracias a Dios no fue nada, me lo podría haber matado al nene", agregó.
 
Respecto a quien pertenecía la caja de luz que le faltaba la tapa, Olivero contó que en el momento "la mujer del bar dijo que no tiene conexión con ellos, que eso es parte de la construcción de un geriátrico, la verdad es que nadie vino a hacerse responsable".
 
"Para mi alguna conexión debe tener porque hubo baja tensión y se quemaron unas luces del bar", concluyó para revelar que cuando la hermana de ella regresaba a su domicilio "pasó tipo la 1 de la mañana y vio gente de la EPE que estaba ahí colocando la tapa sobre la pared".
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario