La ciudad

La magia de la Edad Media pobló otra vez Villa Hortensia

El encuentro nacional "La comarca", que se realiza desde 2013, convocó con música, danza, teatro e historias, a más de 15 mil personas.

Domingo 29 de Septiembre de 2019

La ilusión se repite en Villa Hortensia. La antigua casona construida de fines del siglo XIX en el entonces Pueblo Alberdi habitada por las familias Puccio, Echesortu y Rouillón, y rescatada como el espacio municipal, se reconvierte en cada año en primavera. Se transforma en castillo medieval, sus jardines se pueblan de caballeros y damas, y, apenas cruzando la calle Warnes, en la plaza, aparecen seres fantásticos y combates épicos.

Así, la magia volvió ayer a “La comarca”, el encuentro nacional de arte medieval que ya es un clásico del Centro Municipal de Distrito Norte desde 2013.

   La propuesta que comenzó casi con dimensiones barriales se multiplicó año y año, alcanzado una convocatoria que ayer sorprendió a los propios organizadores.

   “El año pasado habíamos estimado la presencia más de 12 mil personas y esta tarde superamos las 15 mil”, calculó la coordinadora de Cultura del minimunicipio, Silvana Schulze, cuando la plaza explotaba de gente ante la segunda parte de la obra de teatro “El rescate de los alquimistas”, desarrollada por los alumnos de los talleres de teatro que se llevan adelante regularmente en el centro de distrito.

   La participación de los talleristas no sólo se dio en las actuaciones, sino también en la música en vivo que interpretaron quienes asisten a las clases de guitarra que también se dictan en Villa Hortensia, convirtiendo a la jornada en un espacio de integración de quienes son parte de las propuestas culturales del espacio.

Gran feria y alquimias

No sólo los visitantes fueron de a miles por el encuentro en sí mismo, sino que la convocatoria de artesanos, una Feria Medieval que comenzó al mediodía y se extendió hasta última hora, sumó un centenar de puestos en la plaza.

   Allí mismo, pero ocupando el centro del espacio verde, los actores recrearon las comarcas y aldeas mostrando una vez más los usos y costumbres de la época. Los juegos también fueron recreados y hasta los chicos tuvieron la chance de luchar contra los caballeros. Claro que el plato fuerte ocurrió entre los propios caballeros que integran la agrupación Yunque y Martillo & La Cía. del Oso Blanco.

   Los recreacionistas lucieron sus “atavíos” de caballeros, corsarios, príncipes, princesas, hadas, elfos, magos y brujas, y le dieron vida los tiempos de esplendor de los castillos.

   Mientras en el escenario la danza, el teatro y la música se intercalaron, también desde las primeras horas de la tarde, en los jardines de Villa Hortensia los chicos hicieron magia. Los espacios de generación de juguetes medievales estuvieron trabajando sin descanso: construyeron alfombras y pócimas mágicas, diseñaron coronas para damas y señores, y elaboraron experimentos.

   Y no faltaron los arcos y las flechas, y quienes eligieron probar suerte en el perímetro de Villa Hortensia con la arquería tradicional.

   El auditorio de la casona albergó las Charlas Frikilosóficas, que dio Laureano Martínez, y la “Historia de la Escandinavia medieval: la vida de los vikingos”; también se expusieron los trabajos realizados en los espacios de dibujo y cómic, y en los de artes plásticas.

   Los relatos, cuentos y leyendas volvieron a escucharse por parte de los integrantes del grupo “Rueda de cuentos”, que introdujo a los chicos a las historias clásicas del medioevo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS