La ciudad

La ley de necesidad y el coronavirus descomprimieron la interna del FPCyS

Definida la disputa en la Legislatura y con la emergencia sanitaria en el centro del debate público las diferencias políticas pasaron a segundo plano.

Jueves 09 de Abril de 2020

La aprobación de la ley de necesidad pública y sobre todo la emergencia sanitaria aplacaron las diferencias al interior del Frente Progresista.

Al menos públicamente: quedaron para más adelante —y siempre atados al devenir de las múltiples crisis que generó o bien profundizó el coronavirus— los debates sobre el perfil, la composición y los liderazgos de la alianza.

Lo cierto es que la tensión que exhibieron a cielo abierto los máximos referentes territoriales del FPCyS y el bloque de Diputados antes de la sesión del 31 de marzo —cuando finalmente la Cámara baja dio luz verde a ley— fue desmontada por sus principales protagonistas.

Es que definida la madre de todas las batallas de la política santafesina y con la pandemia monopolizando la agenda pública provincial nadie tiene motivos para declaraciones picantes.

Mucho más cuando la ciudadanía está hipersensible a las rencillas de la dirigencia política. Es por eso que los actores que tallan en la alianza entre socialistas y radicales archivaron sus internas y se muestran enfocados en sus roles institucionales.

"La pandemia se llevó puesto todo", graficó a La Capital una de las principales espadas del Frente Progresista en la Legislatura.

Intendentes, senadores y diputados están abocados a la emergencia: no hay encuentro que no tenga a la pandemia como único tema de agenda. Ni siquiera hay reuniones de política de forma virtual, indicó el legislador frentista.

Relación compleja

Con todo, desde el entorno del intendente Pablo Javkin —quien había calificado como "incomprensible, inexplicable e inaceptable" la posición del bloque de diputados liderados por el ex gobernador— reconocieron a La Capital que la relación con Lifschitz "está en una leve pendiente de deterioro" pero confiaron en que el vínculo entre ambos dirigentes puede mejorar.

"Lifschitz eligió el conflicto con (Omar) Perotti hasta extremos incomprensibles, la ley podría haber salido quince días antes y él hubiera empatado el partido", dijeron.

Cerca del ex titular del Palacio de los Leones entre 2003 y 2011 señalaron a este diario que los reclamos de Javkin fueron legítimos, aunque pueda haberse excedido en las formas.

A Javkin lo reconocen como un dirigente "que tiene aspiraciones, y que busca construir un liderazgo propio".

En este sentido, en el campamento de Javkin evalúan que la emergencia sanitaria profundiza los reacomodamientos de la política santafesina. "Los Ejecutivos tienen más protagonismo aunque no quieran. Vamos a tener que manejar errores, igual le va a pasar a Perotti", admitieron.

Desde Creo remarcaron que "el Frente Progresista no tiene sólo un líder, tiene al menos dos". Y deslizaron: "Los radicales también tendrán algo que decir".

Sin embargo, otro legislador frentista muy cercano a Lifschitz subrayó que la agenda la pone la situación sanitaria. "Si se va todo a la mierda, la política va a ser reestructurada por la crisis", advirtió.

En su opinión, si Diputados enterraba el proyecto de necesidad pública podrían haber surgido dos polos en el FPCyS: uno de perfil más radical, orbitando alrededor de Javkin, y otro nucleado en torno a Lifschitz. "Al desactivarse esa hipótesis no hay margen para pensar tanto tiempo antes el 2021", consideró el legislador.

Aunque cerca de Lifschitz ven todavía lejanas a las elecciones de medio término del año que viene, sí trabajan con la hipótesis de un escenario polarizado con el PJ, con Juntos por el Cambio en un cómodo tercer lugar.

De todas formas, en un momento dominado por la incertidumbre, en las filas socialistas tienen una certeza: aseguran que no hay chance de formar una gran alianza que junte al Frente Progresista con el PRO.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario