La ciudad

La Legislatura suspendió un desalojo en un sector de La Lata

Ayer se declararon de "utilidad pública y sujeto de expropiación" los inmuebles ubicados en entre las calles Gaboto, Roca y Paraguay.

Viernes 08 de Noviembre de 2019

La Legislatura provincial convirtió en ley ayer un proyecto que declara de "utilidad pública y sujeto de expropiación" los inmuebles ubicados en lotes comprendidos entre las calles Gaboto, Presidente Roca y Paraguay, del barrio La Lata. Los mismos serán destinados a la "regularización dominial del asentamiento de familias" emplazadas en esas tierras. Al mismo tiempo, suspende toda acción de desalojo de esos predios mientras dure el trámite de expropiación.

La medida fue impulsada por el diputado del Partido del Progreso Social (PPS), Héctor Cavallero, y los lotes expropiados se encuentran ubicados en una zona densamente poblada de la ciudad, que nació como un barrio popular y fue objeto de un reordenamiento urbano por parte de la Municipalidad, incluyendo apertura de calles, instalación de servicios públicos básicos, lo que generó que todos los vecinos mejoraran la calidad de sus viviendas.

Es importante recordar que esos terrenos, incluidos en el proyecto aprobado, fueron vendidos y/o alquilados por una persona a distintas familias generando la instalación y construcción de viviendas que han sido mejoradas durante años por estas familias.

Las obras que han realizado y que constituyen mejoras, transformando esos lotes en lugares habitables, consisten en desmalezado, mejoras en el suelo y lo más destacable es que han construido sus propias viviendas, todo lo cual fue solventado con el fruto del trabajo de la propia familia.

En este contexto, durante el año 2007, se inició un desalojo contra vecinos del barrio "La Lata" que disponía, luego de 12 años, sentencia desalojo contra 47 familias que se encuentran viviendo en una manzana delimitada por las intersecciones de calle Gaboto, Presidente Roca y Paraguay.

"Resulta imprescindible tener en cuenta que dentro de la comunidad a la que se pretendía aplicar el desalojo, nacieron, se criaron y viven niños, niñas y adolescentes, personas de avanzada edad y personas con discapacidad, las que tienen su centro de vida en el barrio", remarcó Cavallero.

Es por ello que el legislador dejó en claro que "desde el Estado provincial era fundamental intervenir en este problema de larga data, acompañando la inversión en urbanización que viene haciendo la Municipalidad de Rosario desde hace muchos años".

En todo este proceso fue clave también el rol que jugó el juez Civil y Comercial Daniel González, ante quien se tramitó el desalojo. El magistrado intentó en todo momento acercar a las partes para evitar que 47 familias quedaran en la calle.

Así, antes de ordenar el desalojo, el magistrado había puesto en marcha una serie de encuentros entre el representante legal del dueño del predio, legisladores y concejales para encontrar una salida alternativa y pacífica a la problemática.

Con los lotes sujetos a expropiación, tal cual lo dispuso ayer la Legislatura, se rescató el interés social para no dejar a las familias en la calle y se atendió el derecho del propietario de los terrenos, que los adquirió en 1981, y cobrará por ellos.

La clave pasa ahora por la necesidad de que Santa Fe tenga una ley de regulación del uso del suelo, un proyecto que está en la Legislatura, pero que aún espera ser debatido.

a salvo. El desalojo tenía en vilo a 47 familias del barrio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario