La ciudad

La Justicia condenó a una pareja que estafó a 400 familias

Fue en un juicio abreviado. Los damnificados confiaron que a cambio de 4.000 a 16 mil pesos les entregarían un vivienda en la Zona Cero. El acuerdo judicial ahora debe ser homologado.

Miércoles 05 de Agosto de 2015

Una pareja que estaba acusada de estafar a más de 400 familias con planes de viviendas truchos en Nuevo Alberdi fue condenada ayer en el marco de un juicio abreviado realizado en los Tribunales provinciales.

Se trata de Lidia Grecco, quien recibió una pena de cinco años de prisión efectiva, y su pareja Ricardo Modesto Ugarte, quien fue sancionado con tres años de cárcel, pero de cumplimiento condicional.

Ambos fueron condenados por haber perpetrado una estafa en perjuicio de unas 400 familias a las que engañaron con falsos planes de viviendas estatales en el barrio conocido como Zona Cero, de Nuevo Alberdi.

El acuerdo para arribar al juicio abreviado ahora debe ser homologado por la Justicia, mientras tanto el fiscal Sebastián Narvaja seguirá con la investigación para tratar de determinar dónde fue a parar el dinero de la estafa.

El fiscal dijo que "habría más personas implicadas en el destino de esos fondos", por lo que agregó que "a partir de ahora la Fiscalía tiene que trabajar en ese punto".

"Estas dos personas que fueron detenidas e imputadas el mes pasado no han sido condenadas técnicamente, lo que se hizo fue presentar ante el tribunal la solicitud de acuerdo abreviado, que ya fue firmado. Deberá hacerse una audiencia delante del tribunal y en ese marco el acuerdo debe presentarse ante ese tribunal que lo tiene que homologar".

El engaño empezó a desmoronarse el viernes 29 de mayo pasado, cuando un grupo de vecinos se llegó esa tarde hasta una casa ubicada en la intersección de pasaje Aguilar y Matienzo para reclamarle a la dueña de casa (Lidia Grecco) por una supuesta estafa. A cambio de cuatro, seis y hasta 16 mil pesos, la mujer les prometía conseguirles una vivienda en la denominada Zona Cero.

Por tal motivo alrededor de más de cien vecinos —en total serían 400 los damnificados de diferentes barrios— se llegaron esa tarde hasta el domicilio de la mujer para pedirle el dinero que le habían dado a cambio de una vivienda.

En el lugar se desplegaron en poco tiempo varios móviles de Gendarmería y tres de la Policía de Acción Táctica, quienes se apostaron de manera preventiva para evitar que la situación se desmadrara.

"Salió en Facebook que hace más de 20 años que estafaba a las personas y vinimos a reclamarle lo nuestro", contó ese mismo día una mujer respecto del motivo por el cual se habían dado cita en ese lugar.

"Ofreció darnos mil pesos a cada uno hoy y después veía cómo devolvía el dinero", contó una mujer que ingresó a la casa de Lidia, acompañada por personal de Gendarmería, pero sólo pudo hablar con el hermano.

"Ustedes compran la llave y la casa la van a tener",cuentan los vecinos que les decía Lidia, que a cambio les daba un recibo de los que se pueden adquirir en cualquier librería.

"Yo pagué cuatro mil pesos y hace una semana atrás, cuando todavía seguía vendiendo, pedía seis mil por las casas", se quejó otra.

Consultadas por cómo se habían dado cuenta de esta estafa, comentaron que "por una parienta que vive acá a la vuelta que nos quería estafar. Ella (Lidia) supuestamente tenía boleto para esta noche, no sé si para España o para Estados Unidos, pero la idea era viajar esta noche".

Esa tarde la situación se empezó a descomprimir, cuando alrededor de las 19, el marido empezó a entregar 1.000 pesos a cada damnificado y con la promesa de que el martes siguiente devolvería la totalidad del dinero retenido.

Sin embargo, a los cuatro días lo que ocurrió fue que la Policía de Investigaciones (PDI) detuvo a Grecco. La interceptaron en pleno microcentro, mientras se trasladaba en auto con su presunta pareja. No se resistieron. Y ayer aceptaron la condena en juicio abreviado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario