La ciudad

La intendenta elevó a la Casa Gris su inquietud por la inseguridad en la ciudad

Tras la retirada de las fuerzas federales, analizó junto a Raúl Lamberto la posibilidad de potenciar los recursos disponibles.

Martes 13 de Enero de 2015

El inicio de 2015 sigue despertando preocupación frente a los hechos de inseguridad. En Rosario los índices se mantienen y en los barrios se verifica un clima de intranquilidad. Enmarcada en esa sensación de inquietud, y sorteando cruces dialécticos que critican la retirada de Gendarmería de la ciudad y que siembran dudas sobre la preparación de la policía local para enfrentar el panorama actual, la intendenta Mónica Fein se reunió ayer con el Ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Lamberto, para analizar el agitado presente y tratar de diagramar y fomentar acciones comunes tendientes a controlar el delito.

"Repasamos acciones de prevención y patrullaje", confió la intendenta, que recorrió por la mañana el Centro de Monitoreo del Sistema Provincial de Videovigilancia, ubicado en la sede Gobernación, en el que actúan más de 500 cámaras que supervisan la ciudad y también el sistema de atención de emergencias 911.

"Trabajamos sobre los temas que demanda la gente en cada barrio que diariamente visito", señaló Fein, quien reconoció que los pedidos de mayor seguridad conforman la cuestión central.

Tanto la intendenta como el ministro coincidieron en que las informaciones que surgen del Centro de Monitoreo Unificado son muy importantes para canalizar y situar debidamente la lucha contra el delito. Esos datos son muy útiles ya que las 502 cámaras están ubicadas en puntos estratégicos de la ciudad.

El sistema cuenta con cámaras fijas y otras que pueden moverse de manera horizontal y vertical, también pueden acercarse o alejarse de un objeto. En ese sentido, teniendo en cuenta las chances que otorga esa prestación, las autoridades comentaron que se compró un nuevo software que consigue el reconocimiento de rostros y patentes de vehículos. Con esa herramienta se pueden detectar a quienes están delinquiendo o tienen pedido de captura.

Y, más allá de que ya no se cuenta con la cantidad de gendarmes destinada meses a atrás a Rosario, la intendenta prefirió hacer hincapié en los recursos existentes en la región. "Evaluamos operativos, cómo potenciar los recursos disponibles y el funcionamiento del Centro de Monitoreo Unificado en relación a los patrullajes y los controles que se realizan permanentemente en la ciudad", explicó Fein. Y agregó: "Mantenemos encuentros periódicos con el área de Seguridad de la provincia para profundizar las acciones de control y prevención del delito en Rosario".

Fuertes cruces. Ese gesto de la titular del Ejecutivo rosarino junto al ministro de Seguridad provincial se inscribe dentro de un escenario de polémicas, cuestionamientos y fuertes declaraciones políticas.

Es que la semana pasada, el senador nacional socialista Rubén Giustiniani se había mostrado sorprendido de que el gobierno provincial no haya hecho ninguna presentación oficial sobre el retiro de Gendarmería, por lo que elevó un pedido de informes en la Cámara alta para saber los motivos de la salida y si existe la intención de continuar con la articulación de trabajos con las fuerzas de seguridad de Santa Fe.

Tras esa dura arremetida, la intendenta apostó en ese momento a la moderación y al compromiso colectivo. "Nadie se puede correr de construir una sociedad mejor ni decir que el otro es responsable. Todos somos responsables. Obviamente, en distintos grados, pero todos somos responsables de trabajar en ese objetivo", recalcó la intendenta.

Intimidado

El padre Joaquín Núñez, a cargo de la parroquia de Bella Vista y de dos comedores que atienden a personas de escasos recursos, denunció ayer el recrudecimiento de la violencia e inseguridad en esa zona de la ciudad. Y aseguró “que fue amenazado y baleado” por dar cuenta de esa situación, que en su momento planteó ante el Vaticano.

Foro de empresarios pide el regreso de Gendarmería

El Foro por la Seguridad Ciudadana le envió una carta al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, en la que pide “rever la decisión y evaluar la posibilidad de devolver a la ciudad los agentes de Gendarmería replegados días atrás, por lo menos hasta tanto se tenga certeza sobre la cantidad y calidad de las fuerzas policiales provinciales para que puedan brindar la seguridad necesaria para vivir en sociedad”. El nucleamiento, integrado (entre otros) por el Foro Regional, Grupo Trascender y la Asociación Empresarios Zona Oeste, recordó: “Hace sólo algunos meses el gobierno provincial asumió que las fuerzas de seguridad son escasas y que necesita sumar 2 mil agentes. Así, se está sacando a las calles personal que no cuenta con la capacitación necesaria para lidiar con el nivel de delito actual. Los graves problemas de inseguridad y altos índices de delitos violentos no han variado y es debido a ello que entendemos imprescindible el mantenimiento de las fuerzas federales”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS