La ciudad

La importante bajante del río Paraná también "secó" al Saladillo

El arroyo del sur de la ciudad quedó con muy poca agua. Autoridades alertan también por la quema de pastizales en las islas.

Lunes 20 de Agosto de 2018

La bajante del Paraná sigue reconfigurando el paisaje costero de Rosario y las localidades vecinas. Así como la costa norte muestra playas extensas donde la arena y el barro se mezclan con guarderías fuera de servicio, la zona sur de Rosario ofrece otra postal muy poco frecuente: el arroyo Saladillo y la cascada con muy bajo caudal por el faltante de agua que ingresa desde el río, dejan a la vista "islas" de tierra y piedras usualmente tapadas por la correntada.


"Al estar muy bajo el Paraná, el arroyo también baja, y si le sumamos que tampoco estuvo lloviendo, no hay demasiado caudal acumulado", explicó Raul Rainone, de Defensa Civil de la Municipalidad.

Para las próximas semanas no se esperan demasiados cambios en el caudal del Paraná, que podría subir algunos centímetros pero seguiría bajo. Según informó Prefectura durante la semana pasada el hidrómetro marcó 1,96 a la altura del puerto de Rosario.

Durante las últimas semanas, vecinos de la zona norte de la ciudad y foristas de las páginas de facebook que postean fotos de la isla, alertaron por incendios en el humedal, a la altura de Granadero Baigorria.

Si bien las quemas en las islas son una práctica frecuente y muy antigua, el momento no es el ideal justamente por la prolongada bajante del Paraná.

Damián Lescano, biotecnólogo que trabaja en el Acuario de Rosario, explicó que si bien por ahora el impacto de la bajante no es muy negativo sobre la fauna y flora del lugar una de las cuestiones a seguir de cerca son las quemas de pastizales, facilitadas por la ausencia de agua.

"Lo que más me preocupa es la quema de pastizales que hoy puede expandirse sin control, el fin de semana hubo columnas de humo muy grandes en algunas zonas. Ahora los bañados y las zonas bajas están drenadas o secas y hay mucha vegetación estacional que en esta época está seca. Con esa combinación cuando se quema un pastizal, no hay nada que lo frene", agregó el experto.

Según explicó Lescano, a los animales terrestres como ratones o zorros, la bajante les da la posibilidad de explorar y colonizar lugares nuevos donde antes los limitaba el agua. "Para algunas aves acuáticas temporalmente puede ser beneficioso también, ya que los peces y otros organismos acuáticos que comen se concentran más. Si se llegan a secar las lagunas, las aves simplemente se van". Otros animales como los coipos y los carpinchos quedan un poco más expuestos que en otros momentos a los cazadores, ya que las lagunas están bajas y con poca vegetación: "no creo que tengan problemas pero tal vez sean más fáciles de cazar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario