La ciudad

La historia de Los Reyes Magos que nacieron tras la tragedia

Adrián Gianangelo y tres amigos recorrerán hospitales para transformar el dolor en amor. Es el hermano de una de las víctimas de Salta 2141

Domingo 06 de Enero de 2019

Adrián lleva un mes y medio sin afeitarse. Necesita que la barba de vello colorado crezca tanto como para tapar completamente sus mejillas. Hoy por la mañana se vestirá con una capa y pantalones rojos y junto a dos amigos de su infancia se convertirán en los Reyes Magos para recorrer los hospitales repartiendo juguetes y caramelos. Una ceremonia que repite desde hace seis años, cuando perdió a su hermana Débora en la explosión de los edificios de Salta 2141.

"De eso tan malo, salió esto bueno", asegura Adrián Gianangelo mientras cumple con los últimos preparativos para la caravana que el año pasado repartió saludos, abrazos y casi mil bolsitas de caramelos y juguetes.

Desde el 7 de enero del año pasado, en el garaje de la casa familiar de los Gianangelo en Arteaga funciona un taller donde la mamá de Adrián y otras mujeres reciben donaciones de juguetes nuevos y también reparan a nuevo muñecas y autos usados.

Otro vecino pone las combis que trasladarán a toda la comitiva hasta Rosario. Los bomberos de Zapadores prestan la autobomba. Después, Adrián será Gaspar, el polaco Leonardo Ferrari será Melchor y Jesi Bertola interpretará a Baltasar. A los tres reyes se sumarán, como todos los años, otros actores del pesebre: los angelitos y la Virgen María.

"La fiesta de los Reyes Magos es muy importante en el pueblo. Es uno de los acontecimientos que los chicos esperan con gusto. Por eso, quisimos traerla a Rosario como un agradecimiento por toda la solidaridad que recibimos después de lo que pasamos", explica.

Un seis de agosto

Adrián cuenta en primera persona la mayor tragedia registrada en la historia de la ciudad: la explosión de tres torres de departamentos por una fuga de gas que provocó 22 muertes y decenas de heridos. Los hermanos vivían en el 3º C del edificio de Salta 2141. El 6 de agosto de 2013, Débora se quedó en casa para esperar una inspección de Litoral Gas en el departamento, Adrián estaba trabajando en Tribunales cuando a las 9.38 se produjo el siniestro.

"Lo que pasó ese día, y todos los días posteriores, no me lo contaron. Yo lo viví en carne propia, participé de la búsqueda, sentí de cerca la solidaridad de todos los rosarinos. Y me siento agradecido", afirma.

Seis meses después de ese fatídico 6 de agosto, Adrián y sus amigos recorrían por primera vez las calles de Rosario vestidos de Reyes Magos. Junto a los familiares de otras víctimas de la tragedia de calle Salta, acercaban los primeros juguetes a los niños de las salas de pediatría de los hospitales.

La ceremonia se repetirá esta mañana. "Lo que intentamos es dejar una huella, decir que se puede transformar el dolor en amor y también seguir pidiendo Justicia", afirma Adrián.

Querellantes 

Los Gianangelo son la única familia que continua como querellante en la causa abierta tras la explosión que finalmente llegaría a juicio oral durante este año. Se espera que unos cien testigos desfilen por el tribunal que deberá determinar la responsabilidad penal de once personas imputadas por el delito de estrago culposo agravado.

Pero, el futuro pasa ahora por lo más inmediato: juntar juguetes, garantizar el traslado de la comitiva, organizar el recorrido de la autobomba. Las anécdotas que deja el festejo son interminables: la sorpresa y la alegría de los chicos, la pregunta sobre dónde dejaron los camellos o por qué viajan en el auto de los bomberos, la sonrisa de alguien que lucha contra una enfermedad grave. Todo junto, en la misma fiesta.

El comienzo del recorrido será hoy, a las 9, cuando dejen una ofrenda floral frente al terreno que ocupaban los edificios de calle Salta. Después, será el turno de visitar la Maternidad Martin, el Hospital Provincial, el de Niños Víctor J. Vilela y el Centenario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});