La ciudad

La Fiscalía de Estado provincial intervino en el conflicto del Hospital Italiano

La medida fue celebrada por el personal del efector de Virasoro 1350, que se esperanza con un futuro. Ahora habrá una auditoría y un nuevo gobierno colegiado.

Jueves 27 de Agosto de 2015

Un concurrido abrazo solidario llevado a cabo ayer al mediodía por empleados y profesionales del Hospital Italiano de Rosario culminó con el conocimiento de una novedad que resultó celebrada por el conjunto. Y es que la Inspección General de Personas Jurídicas (Igpj), que depende de la Fiscalía de Estado de Santa Fe, dispuso la intervención del hospital y la instauración de un nuevo gobierno en la institución privada.

La medida oficial, implementada a través de la resolución 682 y con la firma de Ricardo Silberstein, apunta a recomponer la crisis terminal que tiene al hospital al borde de la disolución con deudas que superan los 90 millones de pesos y el libramiento de cheques sin fondos por una suma cercana a los 16 millones, todo en el marco de una convocatoria de acreedores.

"Desde ahora habrá un cogobierno entre quienes gestionaron el hospital hasta llevarlo a esta situación y un consejo asesor de médicos y empleados", graficó un médico participante de la marcha, que pidió el anonimato.

En efecto, la Inspección General resolvió crear una comisión colegiada que se hará cargo del gerenciamiento, integrada por distintos estamentos de la institución. Están la Asociación de Medicina del hospital, el Instituto Universitario, la Asociación Médica de Rosario y representantes del personal.

Silberstein —titular de la Inspección General— además designó al estudio Feullade, Ceconi, Azum y Avenali para que realice una auditoría sobre la situación económico y financiera de la entidad dentro de los próximos 45 días, y que audite los ingresos y egresos en forma diaria para "privilegiar el pago de sueldos, insumos y honorarios profesionales".

Los empleados del hospital, cerca de 600, todavía no cobraron el aguinaldo. Los profesionales también soportan retrasos.

"Esperemos que con esta medida se frene la fuga de recursos que estaba ocurriendo. Para nosotros, la persecución de un negocio financiero provocó el vaciamiento del hospital. Ahora hay que garantizar la prestación de los servicios para que el público, obras sociales y prepagas vuelvan a tener confianza", resumió el mismo médico. "También hay que ir en busca del apoyo del Consulado Italiano y la Sociedad Italiana, para sumar sectores".

Desde Atsa, el gremio del personal de enfermería y sanidad, Juan Martino, su secretario general, dijo: "La gente está dispuesta a trabajar y a hacer sacrificios pero en tanto y en cuanto haya un respuesta. Si no hay respuesta, la sociedad tiene que saber que esto cierra".

Martino agregó que "el consejo directivo ha cometido un montón de irregularidades y pasarían a ser los responsables directos de que el hospital llegue a esta situación". Se refirió a la Sociedad de Beneficencia Hospital Italiano Garibaldi, que condujo los destinos hasta ayer.

Los médicos del hospital no cobran las facturas de las obras sociales desde 2013 y tampoco las cápitas de Pami e Italmedic desde 2014.

El abrazo simbólico y solidario al hospital se extendió hasta la calle Corrientes.

Los participantes llevaban pancartas y globos multicolores. Al regreso cantaron el Himno frente a la entrada del gran edificio de Virasoro 1350 y se esperanzan con que el conflicto se solucione.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario