La ciudad

La familia de la ciclista atropellada dice que los datos policiales tienen varias incongruencias

Un parte indica que el hecho fue a dos cuadras de donde Marianela Ojeda fue embestida por el Toyota Etios. Y que ese mismo día se notificó a Fiscalía, aunque tomó la causa cho días más tarde.

Sábado 12 de Enero de 2019

Lautaro Elías P. Z., el conductor del automóvil Toyota Etios color blanco que el 1º de enero atropelló y dejó abandonada a la joven ciclista Marianela Ojeda fue citado a una audiencia para el lunes o martes próximo, instancia judicial en la que se producirá su imputación. Hasta ayer, el fiscal de la causa, Marcelo Maximino se encontraba recopilando información, las historia clínica de la víctima y las imágenes de videocámaras. Por su parte, la familia de la joven denunció que los datos policiales presentan irregularidades y varios datos no coinciden con lo que pasó.

El 1º de enero, alrededor de las 8, Marianela circulaba en bicicleta por Sarmiento a la altura del 3000 cuando fue embestida por el Etios color blanco que no detuvo su marcha y cuyo conductor no regresó al lugar, al menos durante el tiempo en que la chica estuvo tirada en el suelo. La asistieron testigos que esperaron allí hasta que fue trasladada al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

"Nos vamos a reservar algunos elementos hasta el momento de la audiencia. No hubo abandono de persona, que para la sociedad significa una cosa, pero jurídicamente implica otra distinta en la que debe corroborarse una serie de requisitos. Por eso, hasta que culmine esta citación, mi cliente optó por no comunicarse con Marianela", indicó a LaCapital la abogada defensora del conductor, Jimena Temperini.

Las imágenes del violento impacto quedaron registradas en cámaras de videovigilancia ya en poder de la Justicia. En tanto, Marianela estuvo dos días internada en el Heca y ahora permanecerá en reposo durante un mes en su domicilio de la ciudad de Córdoba y tendrá otros dos para completar su recuperación. La joven estaba de paso por Rosario cuando ocurrió el hecho.

En medio del hermetismo con el que se manejó desde un principio este accidente, algunos elementos le dieron viscosidad a la causa.

Aquel 1º de enero un testigo declaró en la comisaría 15ª que, pasadas las 8, vio a una chica tirada en la calle. Allí indicó que a la ciclista, que iba en un rodado negro, la había arrollado un Toyota Etios blanco que no se detuvo mientras la víctima que quedó tendida.

Es más, un hombre permaneció con Marianela hasta que llegó la ambulancia por un plazo de media hora, según estimó. No obstante, el escrito que presentó la defensora de P.Z. en la Justicia expresa que el auto se detuvo a dos cuadras.

La abogada se negó a aportar información sobre el chofer del vehículo, pero se supo que tendría más de 20 años y se desempeñaría como profesor de gimnasia. El muchacho argumentó a través de su letrada que al regresar al lugar del impacto ya no había nadie. No obstante, no existen imágenes que muestren ese regreso.

En tanto, recién al día siguiente acudió a un centro territorial de denuncias donde manifestó vagamente que había chocado contra "algo" en Sarmiento al 3000, pero sostuvo no recordar contra qué. Aparte, dijo que luego de eso entró en shock.

Lo curioso del caso, entre otras cosas, es la copia del informe policial confeccionado en la comisaría 15ª. El lugar del accidente es incorrecto (tiene dos cuadras de diferencia). Este dato erróneo hizo perder tiempo e imágenes valiosas para la causa, ya que una farmacia de la esquina pudo haber registrado el episodio, pero borró los registros.

La confusión se acrecienta a partir de que el parte policial refiere que se dio intervención a la Unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación ese mismo 1º de enero. Pero el fiscal Maximino tomó la causa ocho días después.

Y aún resta saber si, como indicó la familia de Marianela y la propia joven, hubo una agente policial que fue a tomarle declaración a Marianela cuando estaba internada en el Heca y si existe dicho documento.

Los familiares de la joven aguardan con ansiedad la citación judicial para la semana entrante. Quieren que el hecho se caratule como algo más que accidente con imprudencia.

Mientras tanto, se estremecen al repasar las imágenes del violento impacto que se registraron en la videocámara de una playa de estacionamiento.

Marianela fue trasladada por amigos a Córdoba junto a su madre. "Quería volver a mi casa", dijo. Los próximo días serán fundamentales para conocer la responsabilidad del conductor del Toyota en un impacto donde la víctima vuela por el aire y se salva de milagro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});