La ciudad

La falta de datos del Indec mete ruido en los contratos municipales

El vacío estadístico del organismo afecta el ajuste de los convenios con proveedores y concesionarios. Estudian distintas alternativas en un contexto de fuerte alza de precios.

Jueves 25 de Febrero de 2016

El vacío estadístico que dispuso el Indec ya afecta al municipio. La falta de datos nacionales sobre la evolución de distintas variables macroeconómicas empezó a complicar la actualización de los contratos que tiene la Intendencia con proveedores y concesionarios de obras y servicios públicos. Días atrás, el Ejecutivo recibió la primera presentación de una empresa proveedora de la Municipalidad solicitando que se elabore una fórmula para ajustar los valores. Se trata de la firma que suministra el catering para los pacientes internados en los hospitales de la ciudad. Y se esperan más solicitudes en los próximos días.

"Desde que el gobierno nacional intervino el Indec y decretó la emergencia estadística se dejaron de publicar en la web del organismo la mayoría de los indicadores que se utilizan en el municipio para la redeterminación de costos", explicó el secretario de Hacienda y Economía, Santiago Asegurado.

El funcionario reconoció que esa ausencia de información oficial "complica" las relaciones entre el Estado municipal y sus proveedores, contratistas y concesionarios de obras y servicios públicos.

Asegurado precisó que todos los contratos que firma el municipio "tienen fórmulas de actualización de valores en base a distintos componentes estadísticos. Ahora están faltando esos indicadores nacionales y se dificulta llegar a un número certero".

Desde el año 2002, poco después de la salida de la convertibilidad, la Municipalidad tiene una ordenanza que regula la actualización de los contratos a escala local.

La norma establece que los contratistas de obras y servicios públicos pueden solicitar la redeterminación de costos "siempre que la variación del monto total de obra pendiente de ejecutar sea de un incremento o disminución igual o superior al 5 por ciento de los montos de contrato o de la última redeterminación".

Ante la falta de datos para efectuar la actualización de contratos, una empresa ya hizo una presentación en Hacienda para que busque algún mecanismo alternativo que permita ajustar los valores en un contexto de fuerte alza de precios.

Desde la Intendencia confiaron a LaCapital que se trata de la empresa que suministra el catering, alimentos y bebidas para los pacientes internados en los hospitales de la ciudad.

La firma tiene un contrato por unos tres millones 200 mil pesos mensuales. Reparte unas 780 raciones de comida diarias, que incluye desayuno, almuerzo, merienda y cena.

En paralelo, este proveedor municipal también brinda algunos servicios en dependencias de la Secretaría de Desarrollo Social, en centros de convivencia barrial, adultos mayores y centros de día.

En el Palacio de los Leones admiten por lo bajo que probablemente otras firmas proveedoras del municipio hagan presentaciones similares en los próximos días.

En la fila aguardan las dos concesionarias de higiene urbana, las firmas Lime y LimpAr, que recogen la basura que producen a diario los rosarinos. En el presupuesto 2016 se fijó para este servicio público una partida anual de 1.600 millones, la más alta del municipio, sólo superada por los fondos que recibe la Secretaría de Salud Pública.

Al respecto, Asegurado apuntó que las áreas técnicas y jurídicas del municipio ya están evaluando la situación y podrían emitir en breve un dictamen para definir cómo actuar ante este vacío estadístico nacional.

En ese sentido, el funcionario apuntó que en otras localidades y jurisdicciones se están tomando como referencia datos estadísticos de la provincia de San Luis o bien de la ciudad de Buenos Aires, que el propio Indec ha publicado en su página web oficial.

Los indicadores que estas dos jurisdicciones han difundido recientemente dan cuenta del alza de precios desde que se levantó el cepo cambiario. En enero, los puntanos midieron una inflación de 4,2 por ciento mientras que el gobierno porteño había detectado un alza de 4,1 por ciento en los precios de bienes y servicios.

También impacta en el transporte

La falta de estadísticas oficiales nacionales también repercute en el esquema tarifario del transporte. Tal como ya publicó este diario, la ordenanza que estableció el ajuste automático del boleto fijó un tope referenciado en las subas promedio de los salarios. Como ese dato dejó de publicarse, el municipio evalúa por estas horas qué alternativa escoger para poder utilizar la automaticidad. Una opción que se baraja es tomar en cuenta los incrementos salariales de los choferes nucleados en la UTA. Tampoco se descarta recurrir a indicadores de San Luis o ciudad de Buenos Aires. El tema promete polémica cuando arranquen las sesiones ordinarias del Concejo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario