La ciudad

La Facultad de Psicología suspendió al profesional acusado de abusar de una paciente

El Decanato decidió separar del cargo al psicólogo mientras avanza la investigación. También le iniciaron un sumario en la Municipalidad y el viernes será imputado de abuso simple.

Miércoles 04 de Abril de 2018

El Decanato de la Facultad de Psicología desvinculó de esa casa de altos estudios al psicólogo que fue denunciado por abuso sexual, mientras avanza la investigación. Germán C. se desempeñaba como jefe de trabajos prácticos (JTP) en la cátedra Historia y Epistemología de la Psicología B (DEP 3) en cuarto año de la carrera.
Ni bien se conoció la denuncia de la víctima, a través de La Capital, el gremio de docentes universitarios (COAD) solicitó a directivos de la Facultad de Psicología, donde se desempeña el profesional denunciado, que "hagan cumplir los procedimientos del protocolo para la Atención en Casos de Violencia de Género" y separen de su cargo al psicólogo acusado.

Además, exigieron al Rectorado que apruebe un protocolo similar con aplicación en toda la UNR. "Esto pone en evidencia una vez más la falta de respuestas frente a la violencia machista y sexista", opinó la secretaria general del sindicato, Laura Ferrer Varela.
Al margen de las medidas en el ámbito académico, el psicólogo que trabajaba en el área de Atención en Violencia de Género de la Municipalidad y fue denunciado por una mujer tras un ataque sexual en su consultorio quedará el viernes próximo imputado, en libertad, de abuso simple.
En tanto, a nivel administrativo, la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla, confirmó que se abrió un sumario para investigar el hecho y se apartó al profesional de la repartición. Mientras tanto, en compañía de su abogado, la víctima del abuso —Claudia, de 37 años y con tres hijos, que se ganaba la vida vendiendo viandas en oficinas municipales— amplió su denuncia en la sede de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual y fue recibida por la fiscal a cargo, Nora Marull.
El hecho ocurrió la semana pasada, después de que la mujer denunciara al padre de su hijo de 14 años por amenazas e insultos en el marco de una mala relación que el hombre mantiene con el chico y que derivó en una restricción de acercamiento ordenada por el Tribunal de Familia Nº 3.
Como el juzgado también le sugirió que buscara contención en el organismo municipal que acompaña a las víctimas de violencia de género, Claudia —que conocía a los empleados del área por la relación comercial diaria que mantenía con ellos— recurrió a la oficina donde hasta el martes trabajaba el psicólogo denunciado, Germán C. de 45 años, aunque ejercía solo una función administrativa y no como psicólogo.
Por esa relación previa, la mujer pidió ayuda no a través del Teléfono Verde, sino a través del fijo del área. Preguntó por el psicólogo pensando en que pudiera atender a su hijo (ella ya venía tratándose con un psicoterapeuta en el Heca) y el profesional la citó en su consultorio particular. Hasta allí, nada que le hiciera sospechar lo que luego iba a ocurrir.
Promediando la entrevista, la charla derivó hacia algunos puntos que la pusieron en guardia: el psicólogo comenzó a indagarla sobre cómo ella manejaba su apariencia, la instó a que se soltara el pelo e incluso trató de hacerlo él, y luego, en un momento en que Claudia comenzó a llorar, directamente la abrazó.
Perpleja, mientras se preguntaba si eso podría formar parte de un intento de contención, vio cómo el psicólogo avanzaba sobre ella. Y mientras la acariciaba intentó besarla en la boca. Cuando ella logró rechazarlo, siempre según su relato, el hombre le dijo: "Pero si viniste para esto. Quédate dos minutos más y te parto en cuatro". La mujer pudo huir después de manotear la llave del consultorio.
Después de esa dura experiencia, la chica se contactó con las titulares de la Dirección de Atención en Violencia de Género y radicó una presentación en el Centro Territorial de Denuncias.
De acuerdo a lo que trascendió, el caso sacudió las estructuras de la Universidad, que se encuentra "revolucionada" y el caso es motivo de debate constante entre los alumnos y docentes de la casa de altos estudios, al punto que es aguardada con expectativa las declaraciones del decano de la facultad, quien entre otras cosas anunciará el apartamiento del cargo del psicólogo acusado de abuso sexual.
Mientras tanto, desde el Tribunal de Ética del Colegio de Psicólogos se aguarda la denuncia de la víctima en dicha institución —debido a que no pueden actuar de oficio— para evaluar si puede continuar ejerciendo su profesión mientras en el fuero penal avanza la causa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario