La ciudad

La esquina de Rioja y San Martín volvió a la calma tras el paso de CNCO

Por la demanda de gente, tuvieron que duplicar la cantidad de pases para conocer al grupo. Hubo venta de lugares privilegiados.

Miércoles 09 de Mayo de 2018

El griterío y las canciones coreadas pasaron y las carpas, reposeras y sillas plegables se guardaron. Tras el fenómeno CNCO, la zona de Rioja y San Martín retomó su habitual fisonomía luego de estar invadida por adolescentes, padres y abuelos durante cinco días.

Además, dejó testimonios del incremento espontáneo del precio del último disco de la banda (necesidad excluyente para entrar) y de quienes "vendieron"su entrada.

La base de ingresos pactados para conocer a la banda era de 500 personas. Sobre el final de la tarde, desde la Secretaría de Control y Convivencia municipal consignaron que, por la demanda, tuvieron que duplicar la cantidad de esas habilitaciones.

A las 16, llegaron, en un colectivo doble piso ploteado, Christopher Vélez, Richard Camacho, Joel Pimentel, Erick Colón y Zabdiel de Jesús, los integrantes de CNCO para firmar discos en el reconocido local de electrodomésticos de la esquina de Rioja y San Martín.

Las fanáticas que se apostaron desde el viernes para esperar al grupo no dudaron en gritar y vitorear a sus ídolos cada vez que éstos aparecían en escena.

Tal era la presencia de seguidores de la banda que se instalaron cuatro baños químicos: dos sobre la peatonal San Martín e igual cantidad sobre calle Rioja.

Sin embargo, distintos vecinos afirmaron que tanto los baños como las vallas que contuvieron a los fanáticos se instalaron recién el lunes por la noche.

Además, un grupo de madres comentó que sólo permitían ingresar a quienes tuvieran el último disco de la banda y que, en algunos lugares, los vendían más caros que los precios habituales.

"En un momento, el local se quedó sin stock (de CDs) y las chicas fueron a comprarlos a otros lugares. Ahí, se los quisieron vender por 500 pesos cuando en todas las otras disquerías sale 350 pesos", afirmó una de ellas.

Despliegue

Para los fanáticos, siempre están disponibles los vendedores ambulantes que ayer también dijeron presentes con banderas, pósters, gorras y remeras.

En el bazar que se encuentra frente al local de electrodomésticos, dos empleadas manifestaron que nunca vieron algo de esta magnitud en la zona.

"El viernes llegaron las primeras personas. Aguantaron la lluvia y la peatonal de noche, que se pone oscura y fea", indicó una de ellas.

Además, agregó: "A este local vinieron Soledad y otros artistas internacionales, pero nunca vimos un despliegue como este".

Las mujeres también comentaron que el sábado a la noche, al momento de cerrar el local, la cola ya llegaba hasta mitad de cuadra de Rioja. "Hoy (por ayer) a la mañana, se llenó la vereda de enfrente", sumaron.

"Vender" la entrada

Sobre la vereda sur de Rioja esperaban tres mujeres que sus hijas y nietas pudieran conocer en persona a la banda.

Una de ellas llegó desde la ciudad de Santa Fe con sus nietas y contó: "A la mañana, la cola doblaba y llegaba hasta mitad de cuadra (por Maipú). Pero se empezaron a ir cuando veían que no iban a conseguir entrar".

Por su parte, otra fue con su hija de 14 años y afirmó que "hubo gente que llegó el viernes para tener un buen lugar y vendían esos sitios por mil pesos".

"Cuando los chicos de la banda llegaron en el colectivo, pasaron y ni siquiera corrieron las cortinas para saludar a las chicas que los esperaron todos estos días", lamentaron.

Sobre la tardecita, la imagen de una carpa iglú azul, solitaria, al lado del estacionamiento que se encuentra sobre Rioja al 900 graficó la postal: tras el caos, el fenómeno CNCO en Rosario llegó a su fin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario